Los países del Golfo señalan que plan ruso no detendrá las masacres en Siria

El Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) advirtió hoy de que la propuesta rusa para que las armas químicas del régimen sirio estén bajo control internacional no detendrá "el derramamiento de sangre" en ese país.

El Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) advirtió hoy de que la propuesta rusa para que las armas químicas del régimen sirio estén bajo control internacional no detendrá "el derramamiento de sangre" en ese país.

En una reunión en la ciudad saudí de Yeda, los ministros de Exteriores del CCG -integrado por Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Catar, Baréin y Omán- exigieron a la comunidad internacional adoptar "medidas disuasorias" contra Damasco.

Al comienzo del encuentro, el presidente de turno del organismo, el jefe de la diplomacia bareiní, Jaled bin Ahmed al Jalifa, responsabilizó al régimen sirio de Bachar al Asad de "los crímenes brutales" cometidos en su país.

Sobre el plan ruso, Al Jalifa subrayó que "solo hace referencia a un asunto, el de las armas químicas, por lo que no cesará el derramamiento de sangre del pueblo hermano sirio".

El CCG aseguró, asimismo, que sus países están dispuestos a afrontar cualquier riesgo que resulte de un eventual ataque militar a Siria, que estaría liderado por EEUU.

Los ministros de Exteriores de los países del Golfo también insistieron en que mantienen una postura "fija y unida" respecto a Siria, de apoyo a la oposición.

Entre los integrantes del CCG, Arabia Saudí y Catar han destacado como acérrimos detractores del régimen de Al Asad, que les acusa de financiar y armas a los rebeldes.

En la región, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, dio hoy su apoyo a la iniciativa rusa e insistió en la necesidad de buscar una solución política al conflicto.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, reveló el martes que Rusia y Siria trabajan ya en un "plan concreto, claro y eficaz" para poner bajo control internacional las armas químicas del régimen de Al Asad.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró el lunes que sopesaría "absolutamente" suspender un posible ataque militar si el régimen sirio acepta la propuesta rusa