Londres cree que plan ruso sobre las armas sirias sería un "paso adelante"

El Gobierno británico considera que el plan de Rusia para que Siria entregue sus armas químicas supondría "un gran paso adelante" en la actual crisis, pero Moscú y Damasco deben demostrar que la oferta es "seria y sincera", dijo hoy un portavoz oficial.

El Gobierno británico considera que el plan de Rusia para que Siria entregue sus armas químicas supondría "un gran paso adelante" en la actual crisis, pero Moscú y Damasco deben demostrar que la oferta es "seria y sincera", dijo hoy un portavoz oficial.

La residencia oficial británica de Downing Street se refirió así a la propuesta planteada por el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y que inmediatamente respaldó el régimen sirio de Bachar al Asad de poner bajo control internacional las armas químicas sirias.

Según un portavoz oficial del primer ministro británico, David Cameron, hay que formular "preguntas importantes" en relación con esta propuesta.

También advirtió de que no debe permitirse que la iniciativa rusa pueda suponer una "distracción" en el conflicto sirio.

Lavrov afirmó hoy que Rusia y Siria trabajan ya en un "plan concreto, claro y eficaz" para poner bajo control internacional las armas químicas sirias.

El canciller ruso indicó que Rusia está preparada para presentar "próximamente" dicho plan al Consejo Seguridad de la ONU.

Según dijo ayer en Londres el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, el presidente sirio podría evitar una eventual intervención militar de EEUU si entregara todas sus armas químicas en el plazo de una semana.

El jefe de la diplomacia norteamericana respondió así a una pregunta formulada en la sede del Foreign Office en una rueda de prensa conjunta con el titular británico de Exteriores, William Hague, de si el Gobierno de Damasco podría hacer u ofrecer algo para evitar un ataque.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró este lunes que sopesaría suspender un posible ataque militar si el régimen sirio aceptara la propuesta rusa.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.