Rusia y Siria confían en que aún hay posibilidades de un acuerdo político

Así lo expresaron los ministros de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y sirio, Walid Muallen, tras sus conversaciones en Moscú, un día antes de que el presidente de EEUU, Barack Obama, se dirija a la población de su país para explicar su anunciada decisión de atacar objetivos militares en Siria.

Rusia y Siria manifestaron hoy su confianza en que, pese a la gravedad de la situación, aún hay margen para un arreglo político al conflicto sirio, pero advirtieron de que una intervención militar desde el exterior podría arruinar esa posibilidad.

Así lo expresaron los ministros de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y sirio, Walid Muallen, tras sus conversaciones en Moscú, un día antes de que el presidente de EEUU, Barack Obama, se dirija a la población de su país para explicar su anunciada decisión de atacar objetivos militares en Siria.

El mensaje de Obama coincidirá con el comienzo del debate en el Congreso de EEUU sobre la decisión de lanzar un ataque "limitado" contra objetivos del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, en represalia por un presunto ataque con armas químicas contra la población civil, que Washington considera demostrado.

"Hemos acordado unos pasos prácticos que vamos a dar en contacto con otros Estados con el fin de dar una oportunidad de que se plasme un arreglo político", dijo Lavrov en una rueda de prensa conjunta con su colega sirio.

El jefe de la diplomacia rusa agregó que, pese a "toda la gravedad de la situación", Moscú y Damasco están convencidos de que "aún hay posibilidades de un arreglo político" al conflicto en el país árabe.

Dijo que Rusia en los últimos años ha mantenido contactos con todos los grupos sirios sin excepción y que "continuará trabajando para persuadirles de que no hay alternativa a una conferencia internacional de paz".

"Si en estos contactos entendemos que puede ser útil para la causa, no descartamos invitar a Moscú a todos los que están interesados en la paz en Siria, a los que están interesados en un arreglo político y rechazan un guión militar", dijo Lavrov.

Muallem, a su vez, señaló que "no están agotadas las posibilidades diplomáticas para un arreglo político", que -subrayó- es la única solución a la crisis en su país.

Expresó también la disposición del Gobierno de Damasco de volver a recibir a la comisión de expertos de la ONU que investigó sobre el terreno un "posible empleo de armas químicas".

El canciller ruso repitió la tesis de que son los grupos opositores sirios los que han usado armas químicas a fin de culpar al régimen de Al Asad y provocar una intervención militar exterior.

"A mi modo de ver, tenemos pruebas suficientes", contestó Lavrov a la pregunta de si Moscú tenía pruebas de que la oposición haya utilizado ese tipo de armas.

Según el canciller sirio, Damasco está dispuesto a acudir "sin ningún tipo de condiciones" a una conferencia internacional de paz para resolver mediante negociaciones el conflicto que desde hace dos años desgarra Siria.

"Pero si se produce una agresión, nuestra posición cambiará", advirtió Muallem.

El jefe de la diplomacia siria entregó a Lavrov un mensaje de Al Asad destinado al presidente ruso, Vladímir Putin, en el que le agradece la postura del Kremlin frente al conflicto en Siria, en particular en la reunión del G20 que se celebró la semana pasada en San Petersburgo, la antigua capital imperial rusa.

Al término de esa reunión, el jefe del Kremlin recalcó la oposición de Rusia a una intervención extranjera en Siria y adelantó que ayudará al país árabe en caso de que sea atacado desde el exterior.

"¿Vamos a ayudar a Siria? Sí", así de claro fue Putin en la rueda de prensa final de la cumbre del G20 al contestar a una pregunta sobre qué hará Moscú en caso de una intervención militar exterior en Siria.

Acto seguido, el presidente ruso agregó: "Ya estamos ayudando. Suministramos armas y cooperamos en el terreno económico".

En la rueda de prensa de hoy, Lavrov expresó también la preocupación de Moscú por la suerte de los ciudadanos rusos que se encuentran en Siria y cuyas vidas podrían verse amenazadas en caso de un ataque de EEUU al país árabe.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.