El alcalde electo de Moscú pide resignación a los que "quieren revolución"

El oficialista Serguéi Sobianin, elegido este domingo alcalde de Moscú con el con el 51,37 por ciento de los votos, pidió a la opositores más radicales que se resignen y que acepten "la voluntad de la mayoría".

El oficialista Serguéi Sobianin, elegido este domingo alcalde de Moscú con el con el 51,37 por ciento de los votos, pidió a la opositores más radicales que se resignen y que acepten "la voluntad de la mayoría".

"Los moscovitas no quieren que la ciudad se convierta en una plaza para la lucha política, para la revolución. Los moscovitas conocen bien las épocas de cambio, han vivido más de una revolución, y dudo que alguien lo desee. Y si acaso alguien lo quiere, debe resignarse a la opinión de la mayoría", dijo Sobianin.

Designado alcalde en 2010 a propuesta del entonces presidente Dmitri Medvédev, Sobianin logró ayer un resultado de lo más ajustado al acudir a las urnas en unas elecciones anticipadas para legitimarse en el cargo.

Aunque apenas un tercio del censo electoral de Moscú se acercó a los colegios electorales, cientos de miles de ciudadanos (27,24 por ciento) dieron el segundo lugar a Alexéi Navalni, uno de los líderes más activos de la oposición no parlamentaria, muy crítica con el presidente ruso, Vladímir Putin.

Sobianin, en un encuentro con sus partidarios, aseguró que no fue para él una sorpresa el buen resultado del líder opositor, al que invitó a una reunión para buscar el consenso.

"Es muy importante que no dividamos la ciudad en partes, que no opongamos a la gente. Es algo que depende tanto de mí como de otros candidatos a la alcaldía", subrayó el nuevo alcalde de Moscú, citado por la agencia Interfax.

Navalni, nada más conocerse las primera cifras preliminares, declaró que no reconoce los resultados electorales y denunció numerosas irregularidades para garantizarle la mayoría absoluta al candidato apoyado por Putin.

"Nuestros sondeos a pie de urna muestran de manera innegable que habrá una segunda ronda electoral", dijo a la prensa el dirigente opositor, sobre quien pesa una condena de cinco años de cárcel por un delito económico del que se declara inocente y que atribuye a motivos políticos sus problemas con la justicia.

La campaña del opositor anunció hoy, antes de que se conocieran los resultados oficiales, que decidirá si impugnará las elecciones después de que se publiquen los resultados pormenorizados de las mismas en el sistema informatizado estatal "Elecciones", que permite revisar las actas de cada uno de los colegios electorales.

La oposición al Kremlin se congregará hoy en el centro de Moscú en un mitin convocado antes de las elecciones, y aprovechará la cita para pedir la segunda vuelta electoral reclamada por Navalni, anunció el jefe de su campaña, Leonid Vólkov.

A su vez, Sobianin defendió la limpieza de las elecciones y apuntó que manifestarse no es la mejor manera para defender una postura política.

"Se dieron todas las posibilidades para votar, para acudir a los colegios electorales y demostrar allí que eres el mejor. Pero si no lo consigues, demostrarlo mediante marchas y manifestaciones es una opción, pero dudo que sea constructiva", dijo.

Según los resultados definitivos anunciados por el Comité Electoral de Moscú, Sobianin fue reelegido alcalde de Moscú con el 51,37 por ciento de los votos, seguido de Navalni, que logró el 27,24 por ciento de las papeletas.

El comunista Iván Mélnikov, quedó tercero al obtener el 10,69 por ciento de los sufragios, en unos comicios en los que la participación fue apenas del 32 por ciento.

El líder del partido opositor liberal Yábloko, Serguéi Mitrojin, consiguió el 3,51 por ciento; el ultranacionalista Mijaíl Degtiarov, el 2,86 por ciento, y el socialdemócrata Nikolái Lévichev, el 2,79 por ciento.