Los acuerdos finales del G20 están consensuados al 99 %, según Rusia

Los acuerdos finales de la cumbre del líderes del G20 que arranca hoy en la ciudad rusa de San Petersburgo están consensuados al 99 por ciento, aseguró hoy la jefa de la Dirección de Expertos adjunta a la Presidencia rusa, Kseniya Yudáyeva.

Los acuerdos finales de la cumbre del líderes del G20 que arranca hoy en la ciudad rusa de San Petersburgo están consensuados al 99 por ciento, aseguró hoy la jefa de la Dirección de Expertos adjunta a la Presidencia rusa, Kseniya Yudáyeva.

"Los documentos están consensuados al 99,99 por ciento. Apenas nos quedan por fijar tres paréntesis, por lo que ya hemos logrado todo lo que nos proponíamos, incluso más. Porque los países (del G20) han aceptado asumir compromisos añadidos en determinados asuntos", dijo Yudáyeva en rueda de prensa.

La funcionaria rusa explicó que la primera reunión de trabajo que mantendrán hoy por la tarde los mandatarios del G20 estará centrada en la situación general en la economía global, las reformas del sector financiero y la arquitectura financiera, así como la política fiscal.

Yudáyeva subrayó que cinco años después de la primera cumbre "anticrisis" celebrada en Washington y que dio el inicio al G20 como foro económico internacional de primer orden, la economía global es más sólida y la mayoría de los países desarrollados han empezado a crecer.

"Pero los riesgos se mantienen, el crecimiento es bastante bajo y poco sólido. Vemos importantes riesgos en el final de los estímulos monetarios en Estados Unidos, y todo esto, por supuesto, debe ser debatido", apuntó.

Precisó, no obstante, que la intención de la Reserva Federal de EEUU de poner fin al programa de flexibilización cuantitativa, una medida que usan algunos bancos centrales para inyectar dinero en la economía y estimular así su crecimiento, debe ser debatida en profundidad en la reunión de ministros de Finanzas del G20 que tendrá lugar en octubre en Washington.

Las economías en desarrollo, sobre todo las agrupadas en el BRICS (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica), temen que el fin de estos estímulos cause una fuerte fuga de capitales especulativos de sus países, que podrían ser agravados por un virtual encarecimiento del precio del dólar.

Las conclusiones y los principales acuerdos de la cumbre serán recogidos en la Declaración de San Petersburgo, un documento que constará de doce apartados y reflejará de manera amplia todos los asuntos tratados durante las dos jornadas.

Otra decena de documentos serán rubricados como anexos a la Declaración, entre ellos el ambicioso Plan integral de Acción de San Petersburgo, que incluirá medidas coordinadas para la creación de nuevos puestos de trabajo y el impulso al crecimiento económico global.