Lavrov le comunica a Kerry que Rusia no modificará su postura sobre Siria

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, comunicó hoy en conversación telefónica al secretario de Estado norteamericano, John Kerry, que Moscú no modificará su postura sobre Siria.

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, comunicó hoy en conversación telefónica al secretario de Estado norteamericano, John Kerry, que Moscú no modificará su postura sobre Siria.

"Las conclusiones de los expertos en todos los casos de posible empleo de armas químicas en Siria deben ser remitidas para su estudio obligatoriamente al Consejo de Seguridad de la ONU para la adopción de una decisión", dijo Lavrov, según un comunicado de la Cancillería rusa.

Lavrov, que insistió en que Moscú mantiene invariable la postura acordada en la cumbre del G8 celebrada en junio pasado en Irlanda, advirtió que Rusia "rechaza el uso de la fuerza al margen de dicho mecanismo".

Según la nota oficial, Kerry insistió en los argumentos que, según la Casa Blanca, justifican un ataque "limitado" contra Siria, en represalia por el presunto uso de armas químicas por parte del régimen de Bachar al Asad.

El presidente ruso, Vladímir Putin, acusó la víspera a Kerry de mentir abiertamente ante el Congreso norteamericano al afirmar que Al Qaeda no está presente en el país árabe.

En Siria ahora actúa "la célula más importante y activa del grupo conocido como Al Nursa, una unidad de Al Qaeda. Y ellos lo saben. Pero (Kerry) miente abiertamente a sabiendas de que está mintiendo. Eso es triste", aseguró Putin.

El jefe del Kremlin propuso hoy a los líderes del G20 abordar durante la cena informal de esta noche la situación en Siria, asunto que no estaba en la agenda de la cumbre que tiene lugar en San Petersburgo.

Rusia y China se oponen categóricamente a una acción militar contra Siria que no cuente con el beneplácito del Consejo de Seguridad de la ONU y consideran que el Congreso estadounidense no tiene poder para autorizar un ataque contra Damasco.

Putin ha advertido que cualquier ataque que no cuente con el visto bueno de la ONU sólo puede considerarse una agresión, mientras la Cancillería china afirmó hoy que la guerra no es la solución a la crisis siria.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se propone recabar en San Petersburgo todo el apoyo para una coalición que por el momento solo cuenta con el respaldo de Francia, Turquía, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait.