EEUU acusa a Rusia de seguir manteniendo como "rehén" al Consejo de Seguridad

Estados Unidos acusó hoy de nuevo a Rusia de seguir manteniendo como "rehén" al Consejo de Seguridad de la ONU e impedir que se apruebe una resolución de condena por el uso de armas químicas en Siria, que Washington da por seguro y atribuye al régimen de Damasco.

Estados Unidos acusó hoy de nuevo a Rusia de seguir manteniendo como "rehén" al Consejo de Seguridad de la ONU e impedir que se apruebe una resolución de condena por el uso de armas químicas en Siria, que Washington da por seguro y atribuye al régimen de Damasco.

"Rusia sigue manteniendo como rehén al Consejo y no hay motivos para el optimismo incluso a pesar de las últimas declaraciones del presidente (Vladimir) Putin", dijo hoy ante la prensa la embajadora de EEUU ante la ONU, Samantha Power.

El presidente ruso afirmó este miércoles que Moscú no descarta aceptar una acción militar contra el régimen del presidente sirio Bachar al Asad si se demuestra que empleó armas químicas contra la población civil.

Power aseguró que EEUU siempre ha preferido que cualquier acción sobre Siria se hiciera bajo el paraguas de Naciones Unidas, pero insistió en que en los últimos dos años y medio Rusia no ha permitido que se desbloquearan las negociaciones en el Consejo.

La embajadora indicó que EEUU ha compartido con algunos países sus informes de inteligencia que adjudican al régimen el ataque del 21 de agosto y aclaró que la intervención "limitada" que planea su Gobierno no significa que la solución a largo plazo sea militar.

Así, Power dijo que la respuesta "militar" que la Administración Obama propone ante lo que consideró una "flagrante violación" de las leyes internacionales no supone que a largo plazo el conflicto en Siria vaya a resolverse por la vía militar.

El régimen de Bachar al Asad y los insurgentes se acusan desde hace meses de haber empleado ese tipo de armamento durante el conflicto en Siria, uno de los siete países que no ha firmado la Convención sobre Armas Químicas de 1997.

Un equipo de expertos de la ONU investigó sobre el terreno la semana pasada las denuncias sobre el último ataque, que, según los grupos rebeldes sirios causó más de mil muertos, y ahora se está a la espera de sus conclusiones, que se ceñirán a confirmar si efectivamente fue usado armamento químico.

Desde que se inició la guerra civil en Siria, en marzo de 2011, han muerto más de 100.000 personas y casi 7 millones necesitan ayuda humanitaria de emergencia, según las últimas cifras de Naciones Unidas.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.