Praga da visado de residencia a la exactriz porno perseguida en Ucrania

El Ministerio del Interior checo ha otorgado el visado de residencia a Anastasia Gryshay, una exactriz porno ucraniana que había pedido asilo alegando que podría ser encarcelada y perder la custodia de sus hijos si regresaba a su país, según informaron hoy los medios locales.

El Ministerio del Interior checo ha otorgado el visado de residencia a Anastasia Gryshay, una exactriz porno ucraniana que había pedido asilo alegando que podría ser encarcelada y perder la custodia de sus hijos si regresaba a su país, según informaron hoy los medios locales.

Este visado, con una duración de 10 años, otorga a Gryshay el mismo estatus que un ciudadano checo, excepto los derechos a votar y alistarse en las fuerzas armadas.

Su concesión llega un mes después de que el Tribunal Administrativo Superior rechazara definitivamente la petición de asilo, por lo que la concesión del visado era la última posibilidad para no tener que abandonar el país centroeuropeo.

A diferencia del asilo por razones humanitarias -que ella trató sin éxito de obtener-, el visado no ofrece ventajas de escolarización en checo ni facilidades para encontrar vivienda.

El permiso de residencia sí le permite viajar a otros países de la Unión Europea.

La ucraniana se exilió en República Checa hace más de dos años, tras esgrimir que en su país sería encarcelada y alejada de su familia, ya que la pornografía está allí perseguida.

Gryshay también ha logrado el permiso de estancia para sus tres hijos y ahora trata de obtenerlo para su marido.

Durante su campaña para lograr permiso para quedarse en el país, la exactriz llegó a desnudarse en pleno invierno delante del Parlamento checo