El alcalde en funciones de Moscú ganará las elecciones, según un sondeo

El alcalde en funciones de Moscú, Serguéi Sobianin, ganará las elecciones a la Alcaldía de la capital rusa que se celebrarán el próximo domingo con el 62,2 % de los votos, según un sondeo publicado hoy por el Centro de Investigación de Opinión Pública (CIOP) ruso.

El alcalde en funciones de Moscú, Serguéi Sobianin, ganará las elecciones a la Alcaldía de la capital rusa que se celebrarán el próximo domingo con el 62,2 % de los votos, según un sondeo publicado hoy por el Centro de Investigación de Opinión Pública (CIOP) ruso.

Le seguirá, muy de lejos y con apenas un 15,7 % de los votos, el bloguero y líder de la oposición no parlamentaria, Alexéi Navalni, que encabeza las listas de la alianza liberal del Partido Republicano de Rusia y el Partido de Libertad Popular (PRR-PLP).

El comunista Iván Mélnikov, según el sondeo, ocuparía el tercer lugar con el 9,4 % de las papeletas, seguido del liberal Serguéi Mitrojin, candidato del partido "Yábloko", que recogería el apoyo del 5 % de los votantes.

El socialdemócrata Nikolái Lévichev, de Rusia Justa, y el ultranacionalista Mijail Degtiariov obtendrán, según el CIOP, poco más del 3 % de los votos.

El CIOP calcula que la participación en las elecciones de la entidad federada que constituye la capital rusa, que coinciden con las fiestas populares del Día de Moscú, se acercará al 80 %.

El 8 de septiembre, dieciséis entidades federadas rusas celebrarán elecciones legislativas regionales, a tiempo que otras ocho elegirán a los jefes de los Ejecutivos regionales gracias al reciente restablecimiento de las elecciones regionales directas en Rusia.

La Federación Rusa está conformada por 83 entidades federadas -regiones, autonomías, repúblicas y dos ciudades- con distinto grado de autonomía.

Sobianin, designado alcalde de la capital rusa en 2010 por un plazo de cinco años a propuesta del entonces presidente Dmitri Medvédev -cuando los gobernadores eran nombrados por el Kremlin- llegó al cargo en sustitución de Yuri Luzhkov, destituido de manera fulminante por "pérdida de confianza" en septiembre de 2010.

Al mando de la capital rusa durante 18 años, Luzhkov fue uno de los políticos más influyentes de la Rusia postsoviética, pero no pudo explicar el presunto trato de favor del Ayuntamiento a su esposa, Yelena Batúrina, la mujer más rica de Rusia y la tercera del mundo, con una fortuna estimada entonces en 3.000 millones de dólares