Destituido el ministro para el Desarrollo del Extremo Oriente de Rusia

El presidente ruso, Vladímir Putin, de visita en las regiones afectadas por las históricas inundaciones en el Pacífico ruso, anunció hoy que el ministro para el Desarrollo del Extremo Oriente, Víctor Isháev, dejará todos sus cargos.

El presidente ruso, Vladímir Putin, de visita en las regiones afectadas por las históricas inundaciones en el Pacífico ruso, anunció hoy que el ministro para el Desarrollo del Extremo Oriente, Víctor Isháev, dejará todos sus cargos.

El hasta ahora asesor de Putin y exministro de Recursos Naturales y Ecología (2004-12), Yuri Trútnev, sustituirá a Isháev como representante plenipotenciario del presidente para Extremo Oriente, otro cargo que ocupaba el todavía ministro para este distrito federal del país, toda vez que la orden de su destitución aún no se ha firmado.

Trútnev, que asumirá además una de las vicepresidencias del Gobierno del primer ministro Dmitri Medvédev, también se pondrá al frente de una comisión gubernamental que deberá reparar los daños causados por las históricas inundaciones que han dejado en la calle a miles de personas en seis regiones del extremo oriente ruso.

La destitución de Isháev, sin embargo, no está relacionada con las catastróficas consecuencias -más de 100.000 personas afectadas y más de un millón de kilómetros cuadrados en la zona de las inundaciones- que han dejado las crecidas de los ríos, sin precedentes, y las lluvias de las últimas semanas, según Putin.

El nuevo hombre fuerte del Kremlin para uno de los territorios más extensos, aunque también menos desarrollados y habitados de Rusia, anunció cambios en el trabajo integral de las instituciones para promover el desarrollo del extremo oriente ruso, una apuesta personal de Putin desde que volviera a la Presidencia hace poco más de un año.

Trutnev aseguró a los periodistas que el ministerio dirigido hasta ahora por Isháev no será liquidado y agregó que ya "hay candidaturas" para sustituir al exministro.

Subrayó además que el primer objetivo del ministerio es la eliminación de los daños causados por las inundaciones, que más de u mes después de su inicio ni siquiera han alcanzado su pico y amenazan con arrasar nuevas zonas en al menos tres regiones del país -Amur, Jabárovsk y la Autonomía Hebrea- declaradas en estado de emergencia.

"Después de esto, tanto yo como el ministerio para el Desarrollo del Extremo Oriente nos dedicaremos a lo que el propio nombre de la cartera indica, o sea, el desarrollo de todos los territorios del extremo oriente, la creación de buenas condiciones de vida para la gente y de condiciones para la máxima competitividad (económica", dijo.

Mientras, la crecida del río Amur a su paso por la ciudad de Jabárovsk, con casi 600.000 habitantes, alcanzó hoy un nuevo récord histórico con 7,82 metros, cifra que hace diez días se anunciaba como crítica para iniciar la evacuación de la capital de la región homónima.

Ahora que los diques que protegen la urbe se han reforzado en las últimas dos semanas, las autoridades no plantean de momento la evacuación, aunque los hidrólogos pronostican que las aguas del Amur, río que sirve de frontera natural con China, seguirán creciendo hasta llegar a los 8,3 metros.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.