Kazajistán prevé un crecimiento anual de su economía del 6-7,1 % hasta 2018

La economía kazaja crecerá en el próximo lustro a un ritmo anual de entre el 6 y el 7,1 por ciento, según las previsiones del Ministerio de Economía de Kazajistán presentadas hoy en una reunión del Gabinete de Ministros de esa antigua república soviética en Asia Central.

La economía kazaja crecerá en el próximo lustro a un ritmo anual de entre el 6 y el 7,1 por ciento, según las previsiones del Ministerio de Economía de Kazajistán presentadas hoy en una reunión del Gabinete de Ministros de esa antigua república soviética en Asia Central.

"Entre 2014 y 2018 se pronostica un incremento anual del producto Interior bruto (PIB) de entre el 6 y el 7,1 por ciento", dijo el titular de Economía, Erbolat Dosáyev, al presentar el documento, según informó desde Astaná la agencia rusa Interfax.

El ministro indicó que el crecimiento de la economía de Kazajistán está garantizado a medio plazo por el incremento de las inversiones en proyectos industriales innovadores y en la construcción de infraestructuras.

Destacó también como factores de crecimiento el comienzo de la explotación del yacimiento de Kashagán, en el norte del mar Caspio, y el aumento del consumo.

Dosáyev indicó que en 2014 se espera una caída de las exportaciones del 4,2 ciento respecto de los volúmenes previstos para este año, "fundamentalmente debido a que se pronostican precios del petróleo inferiores a los actuales".

Al mismo tiempo, destacó que a partir de 2015 las exportaciones aumentarán a un ritmo anual del 8,7 por ciento como resultado del aumento del volumen físico de las exportaciones de crudo.

Según las previsiones de Economía, la inflación en los próximos cinco años se situará en el 6-7 por ciento anual.

En 2012 el PIB kazajo se incrementó en el 5 por ciento y para este se espera que crezca el 6 por ciento.

Kazajistán, con cerca de 17 millones de habitantes y una superficie de 2,7 millones de kilómetros cuadrados, es el noveno país más extenso del mundo.

Esta antigua república soviética, además de albergar ingentes reservas de hidrocarburos, es el mayor productor mundial de uranio natural.