Ucrania no puede integrarse con la UE y Rusia al mismo tiempo, según Moscú

Moscú considera que no tiene sentido seguir negociando con Ucrania la participación simultánea de Kiev tanto en una zona de libre de comercio con la Unión Europea como su integración en la Unión Aduanera integrada por Rusia,Kazajistán y Bielorrusia, aseguró hoy el viceprimer ministro ruso, Igor Shuválov.

Moscú considera que no tiene sentido seguir negociando con Ucrania la participación simultánea de Kiev tanto en una zona de libre de comercio con la Unión Europea como su integración en la Unión Aduanera integrada por Rusia,Kazajistán y Bielorrusia, aseguró hoy el viceprimer ministro ruso, Igor Shuválov.

"Creo que no tiene sentido seguir las negociaciones sobre este asunto", dijo Shuválov a los periodistas al término de varias reuniones en Moscú al más alto nivel entre los dirigentes de ambos países, incluido el encuentro bilateral entre el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, y su homólogo ucraniano, Nikolái Azárov.

Rusia teme que la zona de libre comercio entre Ucrania y la UE encierra el riesgo de que algunos productos europeos entren en territorio ruso "de manera incontrolada" o que "desplacen" la producción autóctona ucraniana al territorio de la Unión Aduanera (UA) al ser más baratos y de mayor calidad.

Como ya advirtió la semana pasada el presidente ruso, Vladímir Putin, Rusia y la UA se plantean tomar medidas de protección en caso de que Kiev y Bruselas rubriquen el Acuerdo de Asociación que creará una zona de libre comercio entre ambos.

Estas medidas pueden ir desde "métodos específicos para el control aduanero hasta una tarifa aduanera única para todos los productos procedentes desde el territorio de Ucrania", adelantó Shuválov.

Los expertos rusos subrayan que la zona de libre comercio entre Kiev y Bruselas -que permitirá que más del 90 por ciento de los productos europeos entren al mercado de la antigua república soviética sin pagar aranceles- es incompatible con la apertura de las fronteras de la Unión Aduanera para las mercancías procedentes de Ucrania.

El viceprimer ministro ruso reiteró que la firma del Acuerdo de Asociación, que podría ser rubricado el próximo mes de noviembre en la cumbre de la Asociación del Este en Vilna (Lituania), impedirá a Ucrania en cualquier caso integrarse con la UA, incluso por exigencias de la propia Unión Europea.

Ucrania, con una economía que depende en gran medida de su cooperación con Rusia y una población dividida ante la difícil elección entre su antigua república hermana y Europa, no se resigna a buscar una relación comercial privilegiada con sus dos vecinos por mucho que le indiquen que no es posible tanto en Moscú como en Bruselas.

A pesar que desde Bruselas no ha dejado de remarcar lo contrario una y otra vez, los ucranianos "creen que el texto del documento (Acuerdo de Asociación con la UE) permite a Ucrania entrar en la Unión Aduanera", apuntó Shuválov.

En este sentido, Kiev quiere su zona de libre comercio con los Veintiocho y también una tarifa aduanera única para todos los productos que exporta a Rusia, Bielorrusia y Kazajistán y que ya se aplica en las relaciones comerciales entre estos tres países.

Mientras, la oposición proeuropea ucraniana cree que Rusia ha declarado una guerra comercial al país vecino para impedir su integración con la UE.

Señalan que a los desorbitados precios que paga Ucrania por el gas ruso, muy superiores a los que pagan por el mismo carburante otros países europeos, se han sumado recientemente otros conflictos comerciales entre Moscú y Kiev.

A mediados de este mes, la Federación de Empleadores de Ucrania (FEU) denunció que Rusia ha bloqueado las exportaciones ucranianas mediante la introducción de revisiones aduaneras exhaustivas que amenazan con paralizar los suministros.

La FEU estima que sólo en la segunda mitad de 2013, esta política aduanera de Rusia podría suponer pérdidas para los exportadores ucranianos de entre 2.000 millones y 2.500 millones de dólares