Cuba amenazó con no dejar aterrizar un avión de Aeroflot si Snowden iba en él

El extécnico de la CIA Edward Snowden quedó atrapado durante más de un mes en el aeropuerto moscovita de Sheremétievo por la amenaza de La Habana de no dejar aterrizar el vuelo de Aeroflot para el que había comprado un billete si el fugitivo iba en él, informa hoy el diario ruso "Kommersant".

El extécnico de la CIA Edward Snowden quedó atrapado durante más de un mes en el aeropuerto moscovita de Sheremétievo por la amenaza de La Habana de no dejar aterrizar el vuelo de Aeroflot para el que había comprado un billete si el fugitivo iba en él, informa hoy el diario ruso "Kommersant".

Después de llegar a Moscú el 23 de junio procedente de Hong Kong y con un billete para viajar a La Habana al día siguiente, las autoridades cubanas comunicaron a Rusia que no permitirían el aterrizaje en su capital de ese vuelo regular de las aerolíneas rusas Aeroflot si Snowden iba a bordo.

Según fuentes próximas al excontratista de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense citadas por "Kommersant", Cuba cedió a las presiones de Estados Unidos para no dejar que el fugitivo recalara en su territorio.

Por otra parte, el rotativo señala que el joven estadounidense inició las negociaciones con las autoridades rusas todavía desde Hong Kong.

De acuerdo con fuentes del aparato estatal ruso, el informático pasó varios días en el consulado de Rusia en el territorio autónomo chino e incluso celebró allí sus trigésimo cumpleaños.

Pudo convencer a Rusia de que le dejara entrar en su territorio después de informar a las autoridades de este país de que tenía intención de pedir asilo en Ecuador y Bolivia y enseñarles el billete para el vuelo que conecta Moscú con La Habana.

Según "Kommersant", fue a Rusia después de que Islandia, donde iba a pedir asilo inicialmente, le dejara claro que sólo estudiaría su caso cuando estuviera en su territorio.

Snowden llegó a Moscú en su huida de la Justicia estadounidense, después de revelar una trama de espionaje global de los servicios secretos de su país.

Permaneció hasta el 1 de agosto en la zona de tránsito del aeropuerto de Sheremétievo hasta que recibió el refugio temporal de Rusia, con la condición de no filtrar más información que perjudique los intereses de Estados Unidos.

El caso ha provocado un conflicto diplomático entre Washington y Moscú y la anulación de la cumbre bilateral que el presidente estadounidense, Barack Obama, tenía previsto celebrar con su colega ruso, Vladímir Putin, a principios de septiembre.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.