El rompehielos de Greenpeace entra en la ruta ártica sin permiso de Rusia

El rompehielos "Arctic Sunrise" de Greenpeace entró hoy en el mar de Kara, que forma parte de la ruta ártica, pese a no contar con el permiso de las autoridades rusas, informó hoy la oficina de la organización ecologista en Moscú.

El rompehielos "Arctic Sunrise" de Greenpeace entró hoy en el mar de Kara, que forma parte de la ruta ártica, pese a no contar con el permiso de las autoridades rusas, informó hoy la oficina de la organización ecologista en Moscú.

"El 'Arctic Sunrise' ya está en el mar de Kara para protestar contra las prospecciones de gas y petróleo en el Ártico", dijo a Efe María Favórskaya, portavoz de la ONG en la capital rusa.

Según Greepeace, el rompehielos entró en la ruta ártica a primera hora de la mañana sin el respectivo permiso por considerar que su denegación por las autoridades rusas constituye un "intento ilegal de impedir una protesta pacífica".

La Administración de la Ruta Marítima del Norte (ARMN), el organismo ruso que extiende los permisos de navegación, rechazó varias solicitudes de Greepeace con el argumento de que clasificación del "Arctic Sea" no estaba debidamente certificada.

La ONG pretende realizar acciones de protesta contra la exploración de gas y petróleo realizada por la empresa rusa Rosneft y la estadounidense ExxonMobil en el Ártico, que según los ecologistas es atentatoria contra el ecosistema.

"El 'Arctic Sunrise' ya está aquí, sin haber recibido advertencias de que el acceso a estas aguas está restringido", declaró desde el rompehielos Christy Ferguson, coordinadora de la campaña de Greenpeace para la defensa del Ártico.

Ferguson recalcó que Greenpeace no puede "permitir que el formulismo de las autoridades rusas evite una protesta para denunciar los riesgos que suponen perforar en el Ártico",

En su opinión, si las petroleras comenzaran a extraer crudo en el área protegida o en sus cercanías "cualquier derrame podría tener consecuencias irreversibles para toda la región"