Ucrania, dividida ante una elección histórica: la Unión Europea o Rusia

Veintidós años después de su independencia de la Unión Soviética, Ucrania continúa dividida ante una elección histórica: su asociación con la Unión Europea o el retorno al redil de Rusia.

Veintidós años después de su independencia de la Unión Soviética, Ucrania continúa dividida ante una elección histórica: su asociación con la Unión Europea o el retorno al redil de Rusia.

Todas las encuestas señalan que la mayoría de los ucranianos se pronuncian a favor de la integración del país en la Unión Europea, pero no es una opción que goce de respaldo abrumador.

Según el Centro de Estudios Razumkov, a favor del vector europeo de integración se manifiesta el 42 % de los ucranianos, mientras que el 31 % prefiere que Ucrania se sume a la Unión Aduanera que lidera Rusia y de la que forman parte otras dos antiguas repúblicas soviéticas, Kazajistán y Bielorrusia.

El 13,3 % de los encuestados considera que el país debe mantenerse al margen tanto de la UE y como de la Unión Aduanera, mientras el 13,7 % no tiene opinión sobre el particular.

Las autoridades ucranianas han anunciado su disposición a firmar un acuerdo de asociación y un tratado global de libre comercio con la Unión Europea, en la Cumbre de la Asociación Oriental que se celebrará en Vilna en noviembre próximo.

Sin embargo, la UE aún tiene reticencias y espera que Ucrania cumpla con todos los criterios necesarios para la firma de dichos documentos, en particular en lo que se refiere a una profunda reforma de su sistema judicial, que impida la aplicación selectiva de la ley.

La situación de la ex primera ministra y líder opositora Yulia Timoshenko, en prisión desde hace dos años tras ser declarada culpable de "abuso de poder" por autorizar la firma de unos contratos gasísticos con Rusia, es para la UE un caso flagrante de dicha selectividad a la hora de aplicar la justicia.

La cada vez mayor aproximación de Ucrania a la Unión Europea causa escozor en Moscú, que ha advertido al Gobierno de Kiev de que la firma de un tratado de libre comercio con la UE repercutirá negativamente en el comercio con la Unión Aduanera.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, advirtió este jueves de que la Unión Aduanera podría verse obligada a adoptar "medidas de protección" en el caso de que Ucrania liberalice su comercio con la Unión Europea.

Su asesor en materias económicas, Serguéi Gláziev, ha declarado que el europeísmo de la clase política de Ucrania no está en consonancia con el sentir de sus ciudadanos y se debe a un "encargo antirruso".

"Millones de trabajadores de la industria con la que cooperamos y que está unida a Rusia por miles de vínculos quieren el ingreso de Ucrania en la Unión Aduanera", dijo Gláziev en una entrevista con el periódico ucraniano "Vesti".

Según el asesor de Putin, aquellos que se oponen a la entrada de Ucrania en la Unión Aduanera son "los numerosos politólogos y expertos que durante los últimos veinte años han vivido de las subvenciones europeas y estadounidenses".

Para Gláziev, en los últimos años en Ucrania "ha surgido toda una generación de diplomáticos y burócratas que por motivos ideológicos cumplen un encargo antirruso".

La presión rusa sobre Ucrania no se limita al ámbito de la retórica: la semana pasada, Rusia prácticamente bloqueó las exportaciones ucranianas mediante la introducción de revisiones aduaneras exhaustivas.

La patronal de Ucrania denunció que estas acciones amenazaban con paralizar completamente los suministros de mercancías ucranianas al mercado ruso y solicitó la intervención del Ejecutivo para solventar el conflicto.

En Moscú, el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, aseguró que no hay ninguna directriz del Gobierno para endurecer los controles en la frontera con Ucrania y atribuyó la decisión al Servicio Federal de Aduanas.

Estas y otras disputas comerciales bilaterales serán abordadas por el jefe del Gobierno ucraniano, Nikolay Azárov, en las conversaciones que mantendrá con su homólogo ruso en Moscú el próximo lunes.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.