Rusia tacha de inadmisibles los llamamientos a presionar al Consejo de la ONU

"Consideramos (...) inadmisibles los llamamientos que se hacen, en particular en algunas capitales europeas, a presionar al Consejo de Seguridad de la ONU para adoptar la decisión de emplear la fuerza", afirmó el portavoz de Exteriores, Alexandr Lukashévich.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia tachó hoy de "inadmisibles" los llamamientos a presionar al Consejo de Seguridad de la ONU para conseguir una resolución que autorice el uso de la fuerza militar contra las autoridades de Siria.

"Consideramos (...) inadmisibles los llamamientos que se hacen, en particular en algunas capitales europeas, a presionar al Consejo de Seguridad de la ONU para adoptar la decisión de emplear la fuerza", afirmó el portavoz de Exteriores, Alexandr Lukashévich.

En una declaración publicada en la página web de la Cancillería, el diplomático destacó que estos llamamientos tienen como trasfondo "una nueva ola de propaganda antisiria".

"Es sintomático que quienes los formulan (los llamamientos) son los mismos que bloquearon en marzo de este año la petición del Gobierno sirio de investigar de manera urgente y objetiva el episodio de uso de armas químicas por la oposición en la localidad de Jan al Asal", agregó.

Lukashévich indicó que Rusia sigue atentamente el desarrollo de los acontecimientos en torno al "supuesto ataque químico" junto a Damasco que habría causado hace dos días la muerte de 1.300 personas.

Al mismo tiempo, manifestó que cada vez hay más testimonios de que "esa acción criminal fue una provocación" y destacó que en internet circulan informaciones acerca de que las denuncias contra la tropas sirias se produjeron "varias horas antes del supuesto ataque".

"De este modo, estamos ante una acción planeada de antemano", concluyó.

Poco antes de la declaración de Lukashévich, el Ministerio de Exteriores ruso había pedido a la oposición siria que permita el acceso seguro de los técnicos de la ONU al lugar del presunto ataque químico.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y su homólogo estadounidense, John Kerry, expresaron hoy en el curso de una conversación telefónica el "interés común en que la misión de expertos de la ONU, que se encuentra en el país (árabe), realice una investigación objetiva".

"Ahora es el turno a la oposición, que debe garantizar el acceso seguro de la misión al presunto lugar del incidente", agrega la nota de la Cancillería rusa que informó de la conversación de los jefes de las diplomacias de Rusia y Estados Unidos.

Lavrov aseguró a su colega norteamericano "que nada más recibir la información (sobre el supuesto ataque) la parte rusa instó al Gobierno sirio a cooperar con expertos de la ONU", según Exteriores.

La Cancillería rusa reiteró que también espera de la oposición siria pasos constructivos para la más pronta convocatoria de la conferencia internacional de paz para Siria, que debería celebrarse en Ginebra.