La sentencia a Manning demuestra a Snowden que no puede volver a EEUU

Anatoli Kucherena, abogado del ex analista de la CIA Edward Snowden, que ha obtenido refugio temporal en Rusia al ser perseguido por la Justicia de EEUU, aseguró hoy que la condena a 35 años de prisión al soldado estadounidense Bradley Manning demuestra que su defendido no puede volver a su país.

Anatoli Kucherena, abogado del ex analista de la CIA Edward Snowden, que ha obtenido refugio temporal en Rusia al ser perseguido por la Justicia de EEUU, aseguró hoy que la condena a 35 años de prisión al soldado estadounidense Bradley Manning demuestra que su defendido no puede volver a su país.

"Si Edward todavía dudaba si valía la pena volver a su patria, el veredicto de hoy (contra Manning) le ha demostrado que no puede esperar un juicio justo en su país", dijo el asesor legal de Snowden en Rusia a la agencia Interfax.

Al mismo tiempo, calificó de "excesivamente dura" la sentencia dictada hoy contra Manning por la histórica filtración de más de 700.000 documentos clasificados a WikiLeaks.

La sentencia "está llamada a enseñar lo que pasara con aquellos que intenten contar al mundo la verdad sobre Estados Unidos y defender los derechos humanos", apuntó Kucherena.

El abogado dijo sentirse especialmente indignado ante el hecho de que el tribunal que juzgó a Manning adoptara la postura de la acusación, que solicitó una condena ejemplarizante para impedir que otros sigan el camino emprendido por el soldado.

"Un auténtico tribunal no puede tomar decisiones para dar ejemplo a nadie. Debe apoyarse sólo en los materiales del caso y las pruebas existentes", subrayó el asesor legal de Snowden.

Snowden, de 30 años, aterrizó en Moscú el 23 de julio pasado, procedente de Hong Kong, en su huida de la Justicia estadounidense después de haber revelado una trama de espionaje global de los servicios secretos de su país.

Permaneció hasta el 1 de agosto en la zona de tránsito del aeropuerto moscovita de Sheremétievo hasta que recibió el refugio temporal de Rusia con la condición de no filtrar más información que perjudique los intereses de EEUU.

El caso ha provocado un conflicto diplomático entre Washington y Moscú y la anulación de la cumbre bilateral que el presidente Barack Obama tenía previsto celebrar con Vladímir Putin a principios de septiembre en la capital rusa.