Exministro ucraniano tacha de "guerra fría" la política rusa hacia Ucrania

El exministro de Interior ucraniano Yuri Lutsenko, indultado este año tras más dos años en prisión por delitos de corrupción, culpó hoy a Rusia de declarar una "guerra fría" a Ucrania para impedir que la antigua república soviética se acerque a la Unión Europea.

El exministro de Interior ucraniano Yuri Lutsenko, indultado este año tras más dos años en prisión por delitos de corrupción, culpó hoy a Rusia de declarar una "guerra fría" a Ucrania para impedir que la antigua república soviética se acerque a la Unión Europea.

A los desorbitados precios que paga Ucrania por el gas ruso, muy superiores a los que pagan por el mismo carburante otros países europeos, se han sumado recientemente otros conflictos comerciales entre Moscú y Kiev.

La semana pasada, la Federación de Empleadores de Ucrania (FEU) denunció que Rusia ha bloqueado las exportaciones ucranianas mediante la introducción de revisiones aduaneras exhaustivas que amenazan con paralizar los suministros.

La FEU estima que sólo en la segunda mitad de 2013, esta política aduanera de Rusia podría suponer pérdidas para los exportadores ucranianos de entre 2.000 millones y 2.500 millones de dólares.

"No es una guerra económica. Es en toda regla una guerra fría de la Federación de Rusia contra la soberanía ucraniana. Rusia está enfurecida porque Ucrania se atreve a tomar decisiones sin consultar con el Kremlin. Y no se trata de un ataque frontal aislado, sino del inicio de un largo asedio", dijo Lutsenko a los medios locales.

A tres meses de la cumbre de la Asociación Oriental que se celebrará en Vilna, en la que Ucrania podría firmar el Acuerdo de Asociación con la UE, Moscú en opinión de algunos analistas quiere convencer a su vecina para que dé la espalda a Bruselas y se abrace a la Unión Aduanera promovida por Rusia, en la que ya están Bielorrusia y Kazajistán.

También Arseni Yatseniuk, líder actual del partido opositor Batkivshina presidido por la encarcelada ex primera ministra Yulia Timoshenko, señaló que el conflicto comercial entre Rusia y Ucrania tiene un trasfondo político.

"No es una guerra comercial, sino política. Hablamos de una nueva estructura geopolítica del mundo, en la que Rusia, no se sabe por qué, ha decidido que podría ser arquitecto de un nuevo muro de Berlín. Y según el plan ruso, ese muro debe surgir en la frontera entre Ucrania y la Unión Europea", dijo Yatseniuk.

El político opositor cree que "no ha sucedido nada nuevo en las relaciones" entre los dos países y recordó que Moscú ya había tomado medidas comerciales contra los intereses ucranianos en otras crisis entre dos históricos socios.

"¿Acaso (el actual conflicto) se diferencia en algo de lo sucedido con el gas en 2006? No. ¿Puede que se diferencie de la prohibición de exportar productos cárnicos y lácteos en 2006? No. Sólo que ahora han jugado su última carta: prohibir todas las exportaciones ucranianas", exclamó el líder de Batkivshina.

Yatseniuk entiende que la solución está en la asociación y posterior integración de Ucrania en la UE, la diversificación de la producción y una mayor independencia de los mercados rusos para colocar sus productos.

"Ya hemos reducido en tres veces el consumo del gas ruso, y si seguimos trabajando en esta dirección, Ucrania puede desprenderse de su dependencia energética de Rusia", concluyó

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.