EEUU y Rusia tratan de potenciar mediación en Siria

Estados Unidos y Rusia trataron hoy de dejar de lado las tensiones en torno a la cancelación de la cumbre bilateral entre sus presidentes en una pragmática reunión ministerial, en la que acordaron dar un nuevo impulso a la conferencia de Ginebra para alcanzar una solución política en Siria.

Los titulares de Exteriores y Defensa de EE.UU, John Kerry y Chuck Hagel, recibieron hoy a sus homólogos rusos, Serguei Lavrov y Sergei Shoigu, dos días después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, anunció que no se reunirá con Vladímir Putin en septiembre, como estaba previsto.

El principal acuerdo de la cita, definida como "pragmática" por Estados Unidos y "constructiva" por Rusia, fue el acuerdo de convocar una conferencia en Ginebra "lo antes posible", según indicó a periodistas una fuente diplomática estadounidense.

"Los ministros se han comprometido a reunirse tan pronto como sea posible" para volver a hablar sobre Siria y otros asuntos, señaló.

Lavrov fue más concreto y aseguró a periodistas que los ministros han acordado otra reunión a finales de este mes para preparar la conferencia de Ginebra entre el régimen sirio y la oposición, según informa la edición estadounidense del canal de televisión Al Yazira.

Desde que decidieron en mayo impulsar una segunda conferencia para poner fin al conflicto en Siria, EE.UU y Rusia han intentado en vano conformar una lista de asistentes del régimen de Bachar Al Asad y la oposición, a quienes quieren convencer de que formen un órgano de Gobierno transicional con elementos moderados de ambos bandos.

Estados Unidos "sigue trabajando con la oposición y Rusia con el régimen" para convencerles de participar, según la fuente norteamericana.

Antes de la reunión de hoy, Kerry subrayó que, pese a las diferencias con Lavrov en torno a "la responsabilidad por las matanzas" en Siria, ambos coinciden "en que tiene que haber una solución política, y la conferencia de Ginebra es un paso hacia esa solución".

Al comienzo de su bilateral con Lavrov, Kerry planteó su "decepción" por la concesión de asilo temporal en Rusia al extécnico de la CIA Edward Snowden, pero no hizo hincapié en ello porque el asunto "se trata ya a través de los canales de comunicación entre los responsables de Justicia", según la fuente estadounidense.

Lavrov aseguró también que el caso de Snowden "no ha eclipsado" ninguna de las reuniones de hoy, pese a que el tema ha renovado las tensiones bilaterales que ya existían por asuntos como Siria, las denuncias de represión política en Rusia o la defensa antimisiles.

Obama aclaró hoy, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, que la "decisión de no participar en la cumbre" con Putin "no fue exclusivamente por el caso de Snowden", sino que "en una serie de asuntos que interesan a EE.UU, Rusia no se ha movido".

Aunque evitó decir abiertamente si habrá más represalias a Rusia además de la anulación de la cumbre, el mandatario aseguró que su país no boicoteará los Juegos Olímpicos de invierno en Sochi (Rusia) en 2014, como han pedido varios miembros del Congreso estadounidense por las medidas contra homosexuales en Rusia.

"Nadie está más ofendido que yo por algunas de las legislaciones antihomosexuales en Rusia", matizó el mandatario, que negó tener una mala relación con Putin pero reconoció que puede parecerlo por el lenguaje corporal de su homólogo, que le hace asemejarse al "chico aburrido que se sienta encorvado en la última fila de la clase".

Obama volvió a lamentar que Rusia exhiba en ocasiones una retórica "que repite los viejos estereotipos sobre la Guerra Fría", algo que Lavrov rechazó rotundamente.

"No hay una Guerra Fría. Al contrario, tenemos la relación más cercana posible y un potencial muy bueno para su mejora", dijo Lavrov a periodistas, según la televisión rusa RT.

Al comenzar la cita, el titular de Exteriores ruso pidió a sus homólogos estadounidenses "trabajar como adultos" para superar las tensiones, mientras que Kerry vio necesario "encontrar maneras de hacer avances en los asuntos estratégicos".

No hubo demasiados avances en las diferencias sobre el sistema de defensa antimisiles que EE.UU quiere levantar en Europa, si bien Washington expresó su voluntad de aumentar el diálogo al respecto.

Hagel y Shoigu, que se reunían hoy cara a cara por primera vez, acordaron mantener videoconferencias regulares y aumentar los ejercicios militares entre ambos países, según una fuente estadounidense.