Putin: Apretar un botón equivocado puede tener consecuencias irreversibles

El presidente ruso, Vladímir Putin, recordó hoy a los congregados en el campamento juvenil del lago Seliguer (al noroeste de Moscú) que Rusia es una potencia nuclear y que sobre él pesa una gran responsabilidad por sus actos.

El presidente ruso, Vladímir Putin, recordó hoy a los congregados en el campamento juvenil del lago Seliguer (al noroeste de Moscú) que Rusia es una potencia nuclear y que sobre él pesa una gran responsabilidad por sus actos.

"Sucede que apretar un botón puede costar muy caro. Quiero que todos entiendan que Rusia es una potencia nuclear. Si aprietas un botón equivocado, las consecuencias pueden ser irreversibles", bromeó el presidente ruso.

Por otro lado, el líder del Kremlin aprovechó su visita al campamento de Seliguer para referirse de nuevo a la polémica ley de las ONG, que obliga a registrarse como "agentes extranjeros" a las organizaciones que reciben financiación desde el exterior y ejercen una actividad política.

Putin reiteró que, aunque la normativa debe ser perfeccionada, la perspectiva de su mejoría no debe estar "en su endurecimiento, ni siquiera en su liberalización", sino en el establecimiento de criterios claros sobre qué es la actividad política a fin de no perjudicar a las ONG que no se dedican a ésta.

El líder del Kremlin también defendió la ley de información que entró en vigor a finales del año pasado y que autorizó la creación de listas negras de páginas web que, según los críticos de Putin, busca aplacar el ánimo de los opositores.

"Hay que actuar con mucho cuidado para que nadie con mala voluntad se aproveche de estas reglas (de regulación de contenido en internet) y no ponga trabas a aquello que no deber ser censurado. Pero al mismo tiempo, la sociedad debe estar protegida de la propaganda del extremismo, de la pedofilia, los suicidios, las drogas", subrayó el presidente ruso.

La ley restringe el acceso a las páginas que las autoridades consideran dañinas para el público, sea la difusión de pornografía infantil, venta de drogas "on-line" o llamamientos al odio étnico y religioso.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.