Viceprimer ministro ruso, seguro de que Rusia no podría tener su Snowden

"En nuestro país el trabajo está organizado de otra manera. Contamos con una comisión de control técnico, con un servicio federal de exportación. Estos asuntos están permanentemente en el foco de la atención", dijo Rogozin, citado por la agencia Interfax, tras una reunión con el presidente ruso, Vladímir Putin.

El viceprimer ministro ruso Dmitri Rogozin expresó hoy su seguridad que en Rusia no podría darse un caso como el protagonizado por el extécnico de la CIA Edward Snowden, cuando un simple ingeniero hace pública información secreta.

"En nuestro país el trabajo está organizado de otra manera. Contamos con una comisión de control técnico, con un servicio federal de exportación. Estos asuntos están permanentemente en el foco de la atención", dijo Rogozin, citado por la agencia Interfax, tras una reunión con el presidente ruso, Vladímir Putin.

Según el viceprimer ministro, las revelaciones de Snowden, que destapó una trama de espionaje masivo de las comunicaciones por los servicios secretos estadounidenses, no supusieron nada nuevo para los técnicos rusos.

"Es una verdad que ya sabíamos por otras fuentes, una verdad que nos obliga a trabajar activamente y a crear de manera acelerada nuestros propios componentes electrónicos", dijo Rogozin.

Insistió que Rusia no está desprotegida, pero que podría estarlo "si depende enteramente de la compra de equipos y componentes electrónicos ajenos".

Por ello, agregó, el desarrollo de la industria electrónica y la informática nacional es un "asunto de seguridad nacional".

Snowden lleva ya más de un mes en el aeropuerto moscovita de Sheremétievo, desde que aterrizó el pasado 23 de junio procedente de Hong Kong, sin poder entrar en territorio ruso ni volar a otro país, ya que EEUU, que lo reclama judicialmente, anuló todos sus documentos.

El viernes pasado, Vladímir Vóloj, miembro del consejo consultivo del Servicio Federal de Migración ruso (SFM), declaró que el extécnico de la CIA podría permanecer en Sheremétievo hasta seis meses, el plazo máximo en el que las autoridades deben resolver si le conceden o no el refugio temporal que ha solicitado en Rusia.

La semana pasada circularon informaciones de que el exanalista de la CIA saldría del aeropuerto tras haber recibido el acuse de recibo de su solicitud de asilo temporal, pero finalmente el joven, de 30 años, sigue atrapado en tierra de nadie.

Su asesor legal ruso, Anatoli Kucherena, afirmó que ese documento "podría serle entregado en cualquier momento" y que su solicitud está siendo estudiada por el SFM.

El abogado también dijo que Snowden le comunicó que su intención actual es quedarse en Rusia a vivir, aunque tres países latinoamericanos -Venezuela, Nicaragua y Bolivia- le han ofrecido asilo político permanente.