Presidente bielorruso desaprueba a Snowden pero cree que Rusia debe asilarle

"Snowden trabajó para los servicios secretos durante más de un año. Cuando fue a pedir trabajo sabía perfectamente a qué se iba a dedicar y qué hacen los servicios de inteligencia norteamericanos. Ya que has ido a trabajar con ellos, pues hazlo. Pero si quieres ser defensor de los derechos humanos debes renunciar", dijo Lukashenko.

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, desaprobó hoy al exanalista de la CIA Edward Snowden por revelar información secreta de Estados Unidos pero pidió a Rusia que de asilo temporal al joven informático.

"Snowden trabajó para los servicios secretos durante más de un año. Cuando fue a pedir trabajo sabía perfectamente a qué se iba a dedicar y qué hacen los servicios de inteligencia norteamericanos. Ya que has ido a trabajar con ellos, pues hazlo. Pero si quieres ser defensor de los derechos humanos debes renunciar", dijo Lukashenko.

Al mismo tiempo, se mostró sorprendido por la lentitud de las autoridades rusas en darle asilo temporal al hombre que destapó una trama de espionaje masivo de las comunicaciones y aseguró que "en el lugar de los rusos no le daría más vueltas al asunto y le concedería el asilo político a Snowden".

"Es una desgracia, le han dado cuerda a este tema y hoy las autoridades de Rusia no saben qué hacer con este Snowden", dijo el líder bielorruso, considerado por muchos el último dictador de Europa.

El presidente de la antigua república soviética, hoy Estado asociado a Rusia, hizo estas declaraciones después de anunciar que el contraespionaje bielorruso ha detenido a un doble agente que trabajaba para los servicios secretos del país.

"Hace poco hemos detenido a un traidor que servía en los servicios de inteligencia y que estaba relacionado con los Estados extranjeros a través de representantes de la iglesia católica", dijo Lukashenko.

El detenido, según el mandatario bielorruso, "no sólo entregaba información, sino que su actividad perjudicó a personas que trabajaban en el extranjero".

Mientras, Snowden continúa en la terminal de tránsito del aeropuerto Sheremétievo de Moscú a la espera de que el Servicio Federal de Migración ruso acepte a trámite la petición de asilo temporal en Rusia que cursó el fugitivo estadounidense hace ya más de una semana.

Su asesor en materia de legislación rusa, Anatoli Kucherena, precisó el pasado miércoles que la concesión del asilo temporal a Snowden "todavía no está decidida", porque se trata de "una situación única para Rusia".