Agredido asesor del grupo feminista Femen en vísperas de festejos religiosos

Un asesor del grupo ucraniano Femen, Víctor Sviatski, ha sido brutalmente agredido en Kiev en vísperas de los festejos con ocasión del 1.025 aniversario de la cristianización del país, informó hoy el servicio de prensa del movimiento feminista.

Un asesor del grupo ucraniano Femen, Víctor Sviatski, ha sido brutalmente agredido en Kiev en vísperas de los festejos con ocasión del 1.025 aniversario de la cristianización del país, informó hoy el servicio de prensa del movimiento feminista.

"Víctor fue llevado al hospital en una ambulancia con la cara destrozada, señales de rotura de la mandíbula inferior, dientes rotos y una gran pérdida de sangre", según el comunicado publicado en la página web de Femen.

La nota va acompañada de fotos estremecedoras del activista en las que éste aparece con la cara hinchada, numerosos hematomas y rastros de sangre en las mejillas y los labios.

El grupo se mostró convencido de que detrás del ataque están los servicios secretos de Rusia, Ucrania y Bielorrusia, países cuyos líderes -a excepción del mandatario bielorruso, Alexandr Lukashenko- participarán el domingo en los actos oficiales por la cristianización de la histórica Rus de Kíev.

"Este intento de asesinato de un experto político cercano a la organización es, ni más ni menos, un acto criminal para amedrentar, a nivel de Estado, a las activistas en vísperas del sagrado cónclave de los exdictadores soviéticos", reza el comunicado.

Además, el movimiento denunció otras amenazas a sus activistas, a quienes les habían prometido "la misma lección" en caso de que se manifestaran el domingo en la capital ucraniana, así como el seguimiento la víspera de las activistas Anna Gutsol y Alexandra Shevchenko.

Femen, que ha criticado duramente a la Iglesia Ortodoxa Rusa por su apoyo a la gestión del presidente ruso, Vladímir Putin, también utilizó el término "agente del KGB en sotana" en alusión al patriarca ruso Kiril, también invitado a los actos oficiales en Kíev.

En el marco de una campaña anticlerical, activistas del movimiento serraron en pasado agosto con una motosierra una cruz de madera recordatoria de las víctimas de las represiones estalinistas, instalada en el centro de Kiev.

Las feministas ucranianas declararon que la destrucción de la cruz era una muestra de respaldo a las dos integrantes del grupo femenino ruso Pussy Riot, que cumplen dos años de prisión por "gamberrismo motivado por odio religioso", tras protagonizar una misa punk contra Putin en la Catedral de Cristo Salvador de Moscú.

Las mujeres de Femen se han hecho famosas en todo el mundo por sus provocadoras acciones callejeras en defensa de los derechos de las mujeres.