Rusia dispuesta a publicar sus pruebas sobre uso de armas químicas en Siria

Rusia se mostró hoy dispuesta a publicar sus pruebas sobre el uso de armas químicas en Siria, adonde han llegado dos responsables de la ONU para abordar este asunto con representantes del régimen de Bachar al Asad.

Rusia se mostró hoy dispuesta a publicar sus pruebas sobre el uso de armas químicas en Siria, adonde han llegado dos responsables de la ONU para abordar este asunto con representantes del régimen de Bachar al Asad.

"Como ya se lo dijimos al secretario general de la ONU, nosotros estamos dispuestos a publicar nuestros documentos. Esperamos que quien disponga de datos sobre otros casos de uso de armas químicas actúe de la misma forma", afirmó Lavrov, citado por las agencias locales.

Lavrov remitió hace unos días a la ONU los resultados de la investigación de los expertos rusos sobre el hecho del uso de armas químicas el pasado 19 de marzo en las afueras de la segunda ciudad siria, Alepo.

"Nuestros documentos son extremadamente concretos y he escuchado que la ONU ha recibido otros datos sobre el uso de armas químicas de manos de otros países", apuntó.

El jefe de la diplomacia rusa destacó: "Lo que hemos visto por el momento y aquello que nuestros socios se niegan a mostrar a los medios de comunicación no es concreto y es absolutamente no concluyente".

"Alguien encontró algo en algún lugar, y en eso alguien halló muestras de una sustancia tóxica en cantidades que también se encuentran en detergentes", dijo, en alusión a los presuntos hallazgos occidentales que apunten al uso de armas químicas por parte del régimen de Asad.

Lavrov subrayó que Moscú está interesado en la investigación de cada prueba sobre el uso de armas químicas en el país árabe, pero se mostró en contra de la politización de este asunto con el fin de inclinar la balanza a favor de la intervención exterior.

Además, expresó su confianza en que el uso de armas químicas sea abordado durante la conferencia sobre Siria, que Rusia quiere convocar "cuanto antes".

La Alta Representante de las Naciones Unidas para el Desarme, Angela Kane, y el profesor sueco Ake Sellström, jefe de esa misión, se reunirán hoy en Damasco con el ministro sirio de Exteriores, Walid al Mualem.

Durante sus conversaciones con Al Mualem y expertos técnicos estudiarán la forma de asegurar el acceso de la misión de la ONU a zonas del territorio sirio donde presuntamente se ha utilizado gas sarín y otros agentes químicos prohibidos.

A mediados de julio el embajador ruso ante la ONU, Vitali Churkin, presentó ante el Consejo de Seguridad pruebas sobre el uso en marzo pasado de gas sarín por los rebeldes sirios en la población de Jan al Asal.

Lavrov explicó entonces que Rusia había entregado a la ONU "más de 80 páginas de documentos con fotografías y datos que indicaban exactamente las coordenadas geográficas del hallazgo, los procedimientos utilizados y sus resultados".

Mientras, el Reino Unido, Francia y EEUU han presentado pruebas de otros supuestos ataques químicos en territorio sirio, de los que culpan a las fuerzas leales a Al Asad.

La ONU confirmó la víspera que hasta la fecha había recibido 13 denuncias de presuntos ataques químicos en Siria y dijo que "todos" son investigados por el organismo internacional.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.