El Banco Central de Rusia asumirá nuevas competencias a partir de septiembre

El Banco Central de Rusia (BCR) se convertirá en un superregulador financiero a partir de septiembre después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, promulgara hoy una ley que amplía sus competencias de legislación, control y vigilancia a todas las organizaciones financieras no crediticias.

El Banco Central de Rusia (BCR) se convertirá en un superregulador financiero a partir de septiembre después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, promulgara hoy una ley que amplía sus competencias de legislación, control y vigilancia a todas las organizaciones financieras no crediticias.

El Banco Central ruso asumirá las competencias reguladoras del Servicio Federal para los Mercados Financieros (SFMF), que hasta ahora vigilaba y controlaba las actividades de seguros, microfinanciación, cooperación crediticia, fondos de pensiones y agencias de calificación de riesgos, entre otras.

La ley sobre el BCR amplía el mandato del presidente de la entidad de cuatro a cinco años y crea en el seno del banco un comité de vigilancia financiera que asumirá las competencias heredadas del SFMF.

El objetivo fundamental de la política monetaria del BCR, según una disposición de la nueva ley, es garantizar la solidez de la divisa nacional (rublo) a través de la estabilidad en materia de inflación con el fin de conformar las condiciones oportunas para un crecimiento equilibrado y sostenido de la economía.

Al mismo tiempo, el regulador financiero ruso deberá representar y defender los intereses legales de los accionistas y beneficiarios del sistema obligatorio de seguridad social, y de los inversores y clientes de los fondos de pensiones privados.

Además, el BCR asume la competencia para simplificar el régimen de operaciones de caja para los trabajadores autónomos y las pequeñas y medianas empresas.

La ley entrará en vigor el próximo 1 de septiembre con la excepción de algunas de sus disposiciones, que aún tardarán en aplicarse.