FIDH pide a UE que no haga "concesiones" a Bielorrusia sin cambios políticos

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) pidió hoy a la Unión Europea (UE) que no haga concesiones al régimen del presidente de Bielorrusia, Aleksander Lukashenko, hasta que anuncie cambios políticos y libere a los presos de conciencia.

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) pidió hoy a la Unión Europea (UE) que no haga concesiones al régimen del presidente de Bielorrusia, Aleksander Lukashenko, hasta que anuncie cambios políticos y libere a los presos de conciencia.

"No es posible empezar a dialogar de nuevo con Bielorrusia sin haberse producido ningún progreso, y todos los defensores de los derechos humanos consideran que no se ha hecho ningún progreso", dijo hoy a Efe la responsable del programa de FIDH para Bielorrusia, Caroline Giraud.

La activista se refería a la reunión que los ministros de Exteriores de la Unión tienen previsto celebrar hoy con sus colegas de la Asociación Oriental, un foro que reúne a los Veintiocho y a Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Georgia, Moldavia y Ucrania.

Se espera que entre los asistentes esté el ministro de Exteriores bielorruso, Vladzimir Makey.

Giraud aseguró que en Bielorrusia "hay un gran riesgo de que aumenten las penas de prisión por motivos políticos en un futuro próximo", ya que hay otros procesos jurídicos en curso.

La FIDH, además, convocó una protesta frente a la sede de las instituciones europeas en Bruselas para reclamar a la Unión que mantenga firme su postura de no negociar con ese país hasta que el Gobierno bielorruso libere a los presos políticos.

Los manifestantes, que reclamaron a la UE que tome en consideración a los presos políticos en sus relaciones diplomáticas con Bielorrusia, se rodearon de globos blancos y negros, colores que simbolizan la indumentaria que visten los presos en Bielorrusia, y de las fotografías de los doce activistas encarcelados.

"Bruselas, aprende de los presos políticos", "Libertad para Ales Bialiatski" o "Libertad para los presos políticos", fueron algunas de las frases más coreadas por los activistas.

Algunas llevaban camisetas con el mensaje "Freedom for Ales Bialiatski", en referencia al activista bielorruso considerado la conciencia de la última dictadura del continente por sus denuncias de los abusos del régimen de Lukashenko.

Bialiatski, que fundó en 1996 Viasna, una de las principales organizaciones de defensa de los derechos humanos del espacio postsoviético, fue juzgado y encarcelado en 2011 por un supuesto delito de evasión de impuestos, en un proceso judicial que tanto EEUU como la UE condenaron como político.

La UE ha levantado algunas de las sanciones impuestas a personalidades bielorrusas por las violaciones de derechos humanos cometidas por Lukashenko, en el poder desde 1994.

En junio, el Consejo de la UE dijo que esta decisión "no reflejaba" ningún cambio en la política europea hacia Bielorrusia, y que sólo eliminaba ciertas restricciones para que el ministro de Exteriores pudiera viajar a territorio europeo y facilitar así los contactos diplomáticos con el país.

La UE tiene previsto analizar de nuevo sus relaciones con Bielorrusia, considerada la última dictadura de Europa, en octubre próximo, cuando vence el actual régimen de sanciones.

La UE considera a 242 responsables bielorrusos y a 30 entidades de ese país responsables de violaciones de los derechos humanos, de la represión de la sociedad civil o de servir de apoyo al régimen de Lukashenko.