El Kremlin reitera que espera a Obama en septiembre a pesar de Snowden

El Kremlin reiteró hoy que continúa con la preparación de la visita oficial a Moscú del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prevista en septiembre, a pesar del conflicto diplomático que augura la posible concesión de asilo temporal en Rusia al exanalista de la CIA, Edward Snowden.

El Kremlin reiteró hoy que continúa con la preparación de la visita oficial a Moscú del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prevista en septiembre, a pesar del conflicto diplomático que augura la posible concesión de asilo temporal en Rusia al exanalista de la CIA, Edward Snowden.

"Confiamos sinceramente que esto no se refleje de ninguna manera en nuestras relaciones bilaterales", recalcó hoy Dmitri Peskov, portavoz del presidente ruso, Vladímir Putin, tras recordar que Rusia no tiene responsabilidad de la situación que se ha creado en torno al fugitivo perseguido por Estados Unidos.

Peskov desmintió las informaciones publicadas por algunos medios, tanto rusos como estadounidenses, acerca de que Obama podría cancelar su viaje a Rusia si el informático continúa para entonces en territorio ruso.

"No tenemos ninguna información que lo confirme. Nuestros socios norteamericanos no nos han informado sobre cambios de planes", aseguró Peskov, citado por las agencias rusas.

Al mismo tiempo, el portavoz de Putin reiteró que Rusia no cambiará su postura y no entregará bajo ningún concepto a Snowden a la Justicia estadounidense, que le reclama por tres delitos relacionados con el espionaje.

"Es una postura inamovible. Rusia nunca ha entregado ni entrega a nadie. Al mismo tiempo, ni a Snowden ni a nadie se le puede permitir realizar cualquier actividad que pueda perjudicar las relaciones bilaterales ruso-estadounidenses", apuntó Peskov.

Una fuente de las fuerzas de seguridad rusas recordó hoy a la agencia Interfax que Estados Unidos ha dejado sin respuesta o negado la extradición de varios criminales reclamados por Rusia con orden de búsqueda internacional.

Puso como ejemplo los casos de Iliás Ajmédov, jefe de un grupo guerrillero reclamado por participar en acciones armadas contra Rusia, y Tamaz Nalbándov, acusado de secuestro en este país.

Mientras, el propio Snowden agota sus últimos días en la terminal de tránsito del aeropuerto Sheremétievo de Moscú a la espera de que el Servicio Federal de Migración ruso acuse recibo de su solicitud de asilo temporal en el país.

El fugitivo más buscado del momento, responsable de revelar una trama de espionaje masivo de los servicios secretos estadounidenses, podrá abandonar el aeropuerto moscovita la próxima semana, según su asesor legal en materia de legislación rusa, Anatoli Kucherena.