Colas kilométricas en Moscú para venerar la cruz del apóstol San Andrés

Entre los presentes, que esperan pacientemente que abra la catedral a las 13:00 GMT, figuran muchos padres con hijos, mujeres de avanzada edad y peregrinos que han llegado a Moscú en autobús procedentes de otras provincias, según las agencias locales.

Colas kilométricas se han formado hoy frente a la Catedral de Cristo Salvador de Moscú para venerar la cruz en la que fue crucificado el apóstol San Andrés que llegó a la capital rusa procedente de Grecia.

Entre los presentes, que esperan pacientemente que abra la catedral a las 13:00 GMT, figuran muchos padres con hijos, mujeres de avanzada edad y peregrinos que han llegado a Moscú en autobús procedentes de otras provincias, según las agencias locales.

Sólo los inválidos y las mujeres con bebés podrán saltarse las agotadoras colas y acceder al templo, donde hoy hará acto de presencia el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa (IOR), Kiril.

La IOR, que conmemorará próximamente el 1025 aniversario de la cristianización de Rusia, espera que varios cientos de miles de personas vean en persona, se arrodillen y besen la sagrada reliquia.

En San Petersburgo, la segunda ciudad rusa, unos 200.000 fieles acudieron a la Catedral de Kazán para venerar la cruz por espacio de una semana.

Según reza la tradición, el primer apóstol llamado por Jesús fue crucificado en la ciudad griega de Patrás en el siglo I de nuestra era en una cruz en forma de X, como la que hoy se expone en la catedral moscovita.

"La misión de San Andrés, que fundó la comunidad cristiana de Bizancio, une las Iglesias Ortodoxas de Rusia y Grecia", dijo el metropolita Crisostomos, quien encabeza la delegación griega que trasladó la cruz.

La reliquia permanecerá en el principal templo ortodoxo de Rusia hasta el próximo viernes, tras lo que viajará a finales de julio a Kiev (Ucrania) y a principios de agosto a Minsk (Bielorrusia).

El apóstol, que era hermano de Simón Pedro, peregrinó durante su vida hasta las regiones bañadas por el mar Negro, en lo que es actualmente Ucrania, con el fin de predicar la nueva fe.

La cruz de San Andrés, que está asegurada en 10 millones de euros, se conserva habitualmente en Patrás, en la península griega de Peloponeso.

En 2011 similares colas bíblicas -cerca de un millón de personas- se formaron para venerar en aquella ocasión un cinturón tejido por la Virgen María y al que se atribuyen efectos milagrosos para la salud.

Colas similares no se habían visto en Moscú desde la muerte del dictador soviético Iosif Stalin (1953) o desde que Yuri Gagarin se convirtiera en el primer astronauta de la historia (1961).