Rusia planea canjear a sus dos espías condenados en Alemania, según diario

Moscú planea canjear a sus dos espías condenados recientemente en Alemania, el matrimonio que vivía en el país con los nombres falsos de Heidrun y Andreas Anschlag, por algún agente occidental que cumple pena de prisión en Rusia, revela hoy el diario ruso "Kommersant".

Moscú planea canjear a sus dos espías condenados recientemente en Alemania, el matrimonio que vivía en el país con los nombres falsos de Heidrun y Andreas Anschlag, por algún agente occidental que cumple pena de prisión en Rusia, revela hoy el diario ruso "Kommersant".

"El proceso de consultas sobre el posible canje ha empezado hace poco, después de que se dictara sentencia. Sacaremos a los nuestros", aseguró al periódico una fuente de los servicios secretos rusos.

Las autoridades alemanas demostraron que los miembros de la pareja Anschlag eran agentes del Servicio de Inteligencia Militar ruso (GRU, en sus siglas en ruso), pero no lograron descifrar el misterio del matrimonio ni a qué se dedicó durante los más de veinte años que trabajó para el espionaje ruso.

La pareja fue detenida en 2011, cuando pretendía adquirir un visor infrarrojo del fabricante estadounidense Raytheon, cuya exportación está prohibida, y sólo después de un soplo de la Agencia Federal de Investigaciones (FBI), que descubrió la identidad de los agentes gracias a un exespía ruso huido a EEUU un año antes.

La Fiscalía alemana apenas pudo demostrar indicios de su actividad entre 2008 y 2011, cuando, según Berlín, filtraron a Moscú alrededor de quinientas notas y documentos relacionados con la OTAN, la Unión Europea y el Gobierno holandés, con informaciones sobre las misiones en Kosovo, Afganistán o Libia.

Poco más se sabe de la pareja, como constató el juez de la Audiencia de la ciudad alemana de Stuttgart, Sabine Roggengbrod, en el dictamen que condenó a Andreas y Heidrun Anschlag a penas de 6,5 y 5,5 años de prisión, respectivamente.

"No sabemos dónde nacieron y cuáles son sus nombres reales. ¿Eran ya pareja? ¿Cuándo empezaron a trabajar para los servicios secretos? Las respuestas a estas preguntas no las tenemos", lamentó el magistrado alemán.

Según "Kommersant", los dos espías habrían entrado en Alemania a finales de los años 80 por orden del KGB soviético desde la vecina Austria, donde obtuvieron la ciudadanía austríaca sobornando a un funcionario de ese país.

Sus documentos austríacos indican que Andreas habría nacido en Argentina y su mujer en Perú, circunstancia que aprovechaban para explicar su acento.

El matrimonio, al parecer, continuó trabajando para la inteligencia militar rusa después de la desaparición de la Unión Soviética, en 1991