Detienen a 1.700 inmigrantes en un poblado de módulos prefabricados en Moscú

La policía de Moscú ha detenido a unos 1.700 inmigrantes procedentes de Asia Central que vivían en un poblado de módulos prefabricados, levantado por una constructora para sus obreros, informaron hoy las autoridades rusas.

La policía de Moscú ha detenido a unos 1.700 inmigrantes procedentes de Asia Central que vivían en un poblado de módulos prefabricados, levantado por una constructora para sus obreros, informaron hoy las autoridades rusas.

El poblado fue hallado en un terreno sobre el que están proyectadas las obras de la constructora, según las agencias locales.

"En la entrada (al poblado) había tres ciudadanos de Uzbekistán que se presentaron como guardias de la citada empresa, aunque resultaron no serlo", explicó el portavoz de la policía moscovita.

Es el segundo poblado de similares características desmantelado en la capital rusa en los últimos veinte días.

El pasado 28 de junio, la policía detenía a otros 1.380 inmigrantes indocumentados, procedentes también de Asia Central, que vivían en trece módulos prefabricados de dos y tres plantas ubicados en una obra.

Los inmigrantes se alojaban en grupos de entre ocho y diez personas por habitación y dormían en literas de dos pisos.

Las dos redadas han coincidido con la campaña de lucha contra la inmigración ilegal desplegada por el Ayuntamiento de Moscú, cuyo alcalde en funciones, Serguéi Sobianin, está embarcado en campaña electoral tras convocar comicios municipales anticipados para el próximo 8 de septiembre.

La inmigración ilegal que, según las autoridades locales, es responsable de buena parte de los delitos graves que se cometen en Moscú, es una de las mayores preocupaciones para los habitantes de la capital rusa, que necesita sin embargo mano de obra barata para su próspera economía.

La primera ciudad rusa, que presume de un desempleo por debajo del uno por ciento, no logra cubrir todos los puestos de trabajo que oferta su creciente economía.

Según estimaciones del Servicio Federal de Inmigración, anualmente llegan a trabajar a Rusia cerca de 20 millones de inmigrantes, muchos de ellos de manera ilegal.

Inmigración reconoce que este país necesitará al menos 10 millones de inmigrantes para 2025 si quiere compensar el decrecimiento de su población.

Según la agencia estatal de estadísticas, para 2030 la población del país se reducirá hasta los 139 millones de habitantes (actualmente, 142 millones).