Lituania: la sentencia a Magnitski muestra la situación de los DDHH en Rusia

La presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, afirmó hoy que la sentencia inculpatoria dictada en Rusia contra el fallecido abogado ruso Serguéi Magnitski "muestra la magnitud de las violaciones de los derechos humanos" en el vecino país.

La presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, afirmó hoy que la sentencia inculpatoria dictada en Rusia contra el fallecido abogado ruso Serguéi Magnitski "muestra la magnitud de las violaciones de los derechos humanos" en el vecino país.

"Es un acto simbólico que muestra la magnitud de las violaciones de los derechos humanos y el empeoramiento de la situación de los derechos humanos en Rusia", dijo en rueda de prensa la jefa del Estado que ejerce este semestre la presidencia del Consejo de la Unión Europea.

Un juzgado de Moscú declaró hoy culpable de evasión de impuestos a Magnitski y dio carpetazo al caso por deceso del acusado, que falleció en prisión preventiva en 2009.

El tribunal moscovita también halló culpable y condenó en ausencia a nueve años de prisión al británico William Browder, fundador y director general del fondo de inversiones Hermitage Capital para el que trabajaba Magnitski.

Grybauskaite, que compareció ante la prensa junto con el presidente de Alemania, Joachim Gauck, indicó que la UE de momento no tiene una postura consensuada sobre el caso Magnitski y sobre si hay que seguir la vía de Estados Unidos, que impuso sanciones a los presuntos responsables de la muerte del abogado en prisión.

El Comité de Instrucción ruso ha reconocido que Magnitski, que falleció según los informes oficiales por insuficiencia cardíaca, no recibió tratamiento médico adecuado en prisión, algo que las autoridades achacaron a la ausencia de un diagnóstico correcto de su estado de salud.

Activistas pro derechos humanos rusos aseguran que Magnitski, que murió con 37 años, fue torturado en prisión y se le negó asistencia médica para silenciar sus denuncias de corrupción, que según su defensa fueron las que le llevaron a prisión y a ser acusado de evasión fiscal.

Aunque admitió que no conocía el caso Magnitski en detalle, Gauck opinó que "Europa debe reactivar el debate con Rusia sobre la supremacía de las leyes".