El presidente de Estonia llama a la contención ante el espionaje de EEUU

El presidente de Estonia, Toomas Hendrik Ilves, llamó a los países de la Unión Europea a contener su indignación por el espionaje que Estados Unidos realiza en relación a sus aliados, en una entrevista publicada hoy por el periódico estonio "Postimees".

El presidente de Estonia, Toomas Hendrik Ilves, llamó a los países de la Unión Europea a contener su indignación por el espionaje que Estados Unidos realiza en relación a sus aliados, en una entrevista publicada hoy por el periódico estonio "Postimees".

Según Ilves, cuesta entender "la ira y la indignación" cuando "sabemos que algunos Estados europeos importantes actúan de igual manera".

Según el jefe del Estado estonio, muchos países aliados llevan a cabo espionaje económico en el territorio de sus pares y "consideran que éste no es una labor hostil, sino simple competencia".

"El problema no está en el Gran Hermano, sino en la hermana pequeña", dijo Ilves en alusión a Facebook, Google, Amazon y otras compañías a través de la cuales los servicios secretos estadounidenses obtienen información.

Agregó que "cuando uno tiene una hermana pequeña, ésta lo sabe todo y lo cuenta, encantada, a medio mundo".

"Me parece que habría que contener un poco la indignación que manifiestan algunos políticos (europeos)", subrayó el presidente estonio.

La víspera, el eurodiputado alemán de los Verdes europeos Jan Phillip Albrecht pidió que el extécnico de la CIA Edward Snowden, acusado de espionaje en EEUU, acuda a la comisión de investigación del Parlamento Europeo (PE) sobre el espionaje estadounidense a la UE y sus ciudadanos.

Snowden, el hombre que ha destapado la trama de espionaje masivo de las comunicaciones telefónicas y en internet por parte de Estados Unidos y Reino Unido, continúa presuntamente en la terminal de tránsito del aeropuerto Sheremétievo de Moscú, al que llegó hace ya 18 días procedente de Hong Kong.

Reclamado por la justicia estadounidense, Snowden no puede abandonar el aeropuerto al carecer de un pasaporte en vigor, toda vez que el suyo fue anulado por Estados Unidos para impedir que pudiera continuar su huida.

El informático, de 30 años, debe decidir a qué país y de qué manera viajará desde Moscú después de haber rechazado la opción de pedir asilo político en Rusia, cuyo presidente, Vladímir Putin, condicionó esa posibilidad a que dejara de actuar contra los intereses de Estados Unidos.

El destino más probable para el fugitivo de Justicia estadounidense es Venezuela, aunque también Bolivia y Nicaragua le han ofrecido refugio.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.