La ONG rusa "Golos" se convierte en movimiento para evitar inscripción legal

La ONG rusa "Golos", suspendida por el Ministerio de Justicia de Rusia, se ha convertido en el movimiento social "En defensa de los derechos de los electores Golos", anunció hoy Grigori Melkoniánts, copresidente de la organización.

El pasado 26 de junio, el ministerio de Justicia suspendió las actividades de "Golos" por un periodo de seis meses debido a que no se inscribió como "agente extranjero", requisito que según la ley deben cumplir todas las ONG que realizan actividades políticas y reciben financiación desde el exterior.

Los dirigentes de "Golos" negaron que su organización reciba fondos desde fuera del país y se negaron a inscribir la ONG como "agente extranjero".

"La próxima semana presentaremos la nueva página web de la organización y comenzaremos a emitir comunicados de prensa, en particular sobre el proceso de inscripción de candidatos para las elecciones (municipales y regionales)", dio Mekoniánts.

La ONG Golos denunció fraude en elecciones parlamentarias rusas de diciembre de 2011 y numerosas irregularidades en los comicios presidenciales de marzo del año pasado en los que Vladímir Putin fue elegido para un tercer mandato al frente del Kremlin.

La nueva ley que regula las actividades de las ONG en Rusia, promulgada por Putin en julio del año pasado, suscitó fuertes críticas tanto en el país como en el extranjero.

"Esta ley de ONG, la de agentes extranjeros, es una clara limitación a la sociedad civil", dijo el exministro de Finanzas ruso Alexéi Kudrin en una audiencia parlamentaria dedicada a la nueva legislación.

La ley, además, somete a las ONG a un severo sistema de control administrativo.

La semana pasada, el presidente ruso declaró que estaba abierto a introducir enmiendas a la ley, pero reiteró que se mantendrá la obligación de registrarse como agentes extranjeros a las ONG que reciben financiación exterior y desarrollan una actividad política.

"Cuando alguien se dedica a la política interna y recibe dinero del extranjero, la sociedad tiene derecho a saber de dónde procede el dinero", subrayó Putin.

Al mismo tiempo, reconoció que la aplicación de la ley ha podido perjudicar a algunas organizaciones que aunque reciben financiación del extranjero no se dedican a la política interna.

"Hay que separar a las ONG que se dedican a cuestiones políticas de otros puramente sociales, que se encargan de asuntos sociales, como la salud, el medio ambiente u otros problemas", dijo el jefe del Kremlin.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.