El caso Snowden, sin visos de solución, desata tensiones diplomáticas

Edward Snowden, el extécnico de la CIA, cuya persecución por Estados Unidos ha desatado tensiones diplomáticas por la retención del presidente boliviano, Evo Morales, en Europa, cumple hoy once días en el aeropuerto moscovita de Sheremétievo sin que se vislumbre una salida a su situación.

Rusia expresó hoy su solidaridad con el presidente boliviano y declaró que los actos de Francia, España y Portugal contra Morales no fueron amistosos ni con Bolivia ni con Rusia.

"Las acciones de las autoridades de Francia, España y Portugal difícilmente pueden considerarse amistosas con Bolivia y también con Rusia, de la cual procedía el presidente boliviano, Evo Morales, al término de su visita a Moscú", indicó el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

Además, agregó la cancillería, este incidente "pudo suponer una amenaza a la seguridad de los pasajeros que se hallaban a bordo, incluido el jefe de un Estado soberano", que goza de inmunidad internacional.

Mientras, las posibilidades de que el hombre que filtró a la prensa una trama de espionaje masivo de las comunicaciones por los servicios secretos de EEUU consiga asilo se reducen con cada día que pasa.

Hoy mismo, el ministro francés del Interior, Manuel Valls, declaró que no está a favor de conceder el asilo Snowden, y precisó que éste "todavía" no ha formalizado esa petición a Francia, unos de los países que negó el permiso de sobrevuelo al avión de Morales.

De momento las opciones de Snowden se reducen a tres países latinoamericanos -Ecuador, Bolivia y Venezuela- y a Rusia, cuyo presidente Vladímir Putin, este lunes le ofreció refugio, pero con la condición de que cesara su labor contra los intereses de Estados Unidos.

Al día siguiente, el portavoz de Putin, Dmitri Peskov, anunció que Snowden había renunciado a la idea pedir asilo en Rusia después de conocer la condición que debía cumplir para poder quedarse en el país.

Aunque el Kremlin ha declarado que, independientemente de cualquier circunstancia, no extraditará a Snowden a Estados Unidos, Moscú parece no estar dispuesta a que su permanencia en la terminal de tránsito del aeropuerto moscovita de Sheremétievo se dilate eternamente.

De hecho, las autoridades rusas emplazaron hoy al fugitivo de la Justicia estadounidense a pronunciarse sobre sus planes y las opciones que baraja.

"Partimos de que sin su decisión personal en uno u otro sentido, sin que él entienda qué es mejor y cuál es la óptima salida para él, no podremos decidir por él", declaró hoy el viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Riabkov, al referirse al extécnico de la CIA.

Además, aclaró que "el señor Snowden, a día de hoy, no ha presentado una solicitud de asilo político en Rusia".

Según el Kremlin, Snowden ha pedido asilo en quince países -veintiuno, según WikiLeaks-, muchos de los cuales o han rechazado tal solicitud, o han puesto como condición que el demandante se encuentre en su territorio.

La víspera, el jefe del Servicio Federal de Inmigración ruso, Konstantín Romodánovski, declaro que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) debe tomar cartas en el caso Snowden, cuyo pasaporte fue anulado por las autoridades estadounidenses.

"Mi experiencia me indica que es necesario y posible la participación de una organización tan respetada como el ACNUR en el destino de Snowden", apuntó Romadánovski.

En el mismo sentido se han manifestado el Defensor del Pueblo de Rusia, Vladímir Lukín, y el presidente del Consejo de Derechos Humanos adjunto a la Presidencia de Rusia, Mijaíl Fedótov.