Guerra de la patata con Rusia tendrá efecto limitado en España, según sector

Rusia suspende a partir de hoy las importaciones de patata y material de plantación agrícola procedente de la Unión Europea por el incumplimiento -alegan- de las normas fitosanitarias rusas, pero el veto comercial tendrán un efecto limitado en España, según destacan productores y exportadores.

Cifras muy pequeñas si se tiene en cuenta que España produce unos 2,2 millones de toneladas al año, mientras que la UE contabiliza unos 54 millones.

En opinión de Pozancos, las restricciones afectarán más a los países productores de patata de la UE limítrofes con Rusia y también a los Países Bajos aunque, en todo caso, las cifras no son importantes: "no creo que tenga impacto comercial significativo".

No obstante, el director general aclara que, lo que "pone en evidencia" esta información, es "la debilidad" de la UE en sus relaciones comerciales con el resto del mundo.

Recuerda que, en un contexto de "globalización" de las plagas por los intercambios comerciales, la UE "no impone prácticamente medidas fitosanitarias" a los productos que entran desde otras latitudes, mientras que las exportaciones comunitarias sí están sometidas a "estrictos controles", en muchos casos "totalmente injustificados" o que enmascaran otros intereses.

El responsable estatal del sector de la patata de COAG, Alberto Duque, ha asegurado que esta mañana las organizaciones agrarias no tenían aún notificación del Gobierno español sobre el veto, aunque ha apostillado que en todo caso se habla de "partidas muy contadas" y, además, "de haber salido a Rusia ya lo han hecho" en estas fechas.

Duque ha remarcado que hay muchas voces en el sector agrícola que creen que la UE "está relajando mucho las inspecciones" en materia de sanidad vegetal y plagas y enfermedades de semillas e incluso "se hizo la vista gorda" cuando hubo problemas en Holanda o Alemania.

Sobre el momento agronómico del cultivo, la zona sur de España ha terminado prácticamente la recogida de patatas; se hacen algunos arranques y en poca cantidad en Badajoz y Albacete y hasta mediados de agosto no se generaliza en Castilla y León, ha explicado.

Por su parte, los precios se han disparado desde los 10 céntimos por kilo que se pagaban el año pasado hasta los 50 ó 60 de la actual campaña, debido a la escasez del producto.

"Asistimos sorprendidos a una nueva maniobra proteccionista por parte de las autoridades rusas que genera estupor y sorpresa en los agricultores españoles", han apuntado, por su parte, desde UPA.

"Ponen como excusa unos supuestos problemas sanitarios, prohíben ahora la importación de un producto del que en todo caso España es netamente importador", ha puntualizado UPA, que recuerda que en 2012 España exportó cerca de 77.000 toneladas de patatas a todos los destinos -apenas 57 toneladas se dirigieron a Rusia-, mientras que las importaciones alcanzaron las 700.000 t.

"Desde UPA criticamos que Rusia ponga excusas para tomar medidas que sólo se enmarcan dentro de su política comercial proteccionista. Creemos que en ningún caso se debe poner en duda la calidad de las producciones españolas y europeas por motivos comerciales", añaden.

Las exportaciones de España en el mercado de la patata -agregan- se enmarcan sobre todo en las variedades extratempranas y tempranas, cuyo momento en el mercado acaba de concluir este 30 de junio, "por lo que esperamos que esta medida no afecte de forma demasiado evidente a los agricultores españoles".

La prohibición se impone después de que el Servicio de Inspección Agrícola y Ganadera de Rusia (SIAG) detectara en varias partidas la presencia de microorganismos que se encuentran bajo cuarentena en Rusia, precisaron a Efe desde este organismo el viernes pasado.

Además, las autoridades rusas lamentaron que la UE "no puede garantizar la seguridad alimentaria de esa producción ni nos dejan contactar directamente con los proveedores"

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.