Rusia y EEUU incapaces de acercar sus posiciones para detener guerra en Siria

Ginebra, 25 jun (EFE).- Estados Unidos y Rusia mostraron hoy nuevamente su incapacidad para acerca sus posiciones en relación a la crisis en Siria e impulsar un proceso político que pueda detener una guerra civil que está desbordando las fronteras y ha causado en dos años cerca de 100.000 muertos.

Representantes de la diplomacia de Rusia y EEUU celebraron hoy su segunda reunión preparatoria para una conferencia de paz sobre Siria, la que concluyó sin un acuerdo acerca de la lista de participantes en este evento ni una fecha para realizarlo.

Los viceministros de Exteriores de Rusia, Mikhail Bogdanov y Gennady Gatilov; y la secretaria de Estado adjunta para Asuntos Políticos de EEUU, Wendy Sherman, participaron junto al mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, en este encuentro.

La reunión tripartita -la segunda en tres semanas- finalizó prácticamente con los mismos temas sin resolver que en la primera, según reconocieron fuentes rusas y de la ONU.

"La ONU, Rusia y EEUU celebrarán más consultas posteriormente para convenir en una fecha para la conferencia (de paz) y completar la lista de participantes", comunicó la ONU por escrito a la prensa.

Brahimi llegó a la sede de Naciones Unidas en Ginebra con claras dudas de que esa conferencia pudiese celebrarse este mes, como se esperaba, después de su primer aplazamiento en junio.

"Francamente, ahora dudo de que la conferencia pueda tener lugar en julio", comentó minutos antes de comenzar la reunión.

Una conferencia de paz es vista como la única vía para alcanzar una solución política al conflicto en Siria, que además de los muertos, ha provocado el desplazamiento interno de más de 4 millones de personas y que 1,6 millones adicionales hayan huido del país para convertirse en refugiados.

"Tenemos todavía diferencias sobre, por ejemplo, si Irán debe participar en esta conferencia. Desde nuestro punto de vista, su participación es necesaria porque juega un papel importante a nivel regional y puede hacer una contribución positiva al arreglo del conflicto en Siria", dijo Gatilov a los periodistas al salir de la reunión.

Rusia defiende la presencia de Irán en las negociaciones que tendrían lugar en la conferencia de paz, pero EEUU la rechaza por considerar que esta participación legitimaría a un país que considera enemigo.

Otra de las cuestiones que ha impedido concretar la realización de la conferencia tiene que ver con las representaciones que enviarán el Gobierno sirio y la oposición.

Mientras Damasco ya ha adelantado que enviará una delegación encabezada por su ministro de Asuntos Exteriores, la oposición -fragmentada y con una parte dentro y otra fuera del Siria- tiene mayores dificultades para formar un grupo realmente representativo.

En este sentido, el rol que se ha atribuido a Rusia, que apoya al régimen de Bachar Al Asad; y a EEUU, que respalda de la oposición, es que garanticen que gobierno y opositores enviarán delegaciones con poderes efectivos, que sean aceptables y que no pongan precondiciones para negociar.

La representatividad de la oposición es uno de los aspectos más difíciles de garantizar después de que importantes grupos rebeldes hayan advertido de que no asistirán a la conferencia de paz -denominada oficialmente Conferencia de Ginebra para Siria- mientras Al Asad no entregue el poder.

Esta posibilidad ha sido descartada totalmente por los portavoces del Gobierno sirio.

"Para nosotros lo más importante es que la delegación de la oposición sea representativa y esté compuesta por todos los mayores grupos de la oposición", enfatizó Gatilov.

El siguiente paso depende ahora del secretario de Estado de EEUU, John Kerry, y del ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, quienes intentarán avanzar en la convocatoria a la conferencia cuando se encuentren la próxima semana en Rusia, en el marco de una cumbre internacional. EFE