Putin y Merkel se reúnen hoy en San Petersburgo

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, y la canciller alemana, Angela Merkel, se reunirán hoy en San Petersburgo, la segunda ciudad rusa, con una agenda centrada en las relaciones bilaterales y los principales problemas internacionales, incluido el conflicto en Siria.

Las consultas ruso-germanas tendrán lugar en el marco del XVII Foro Económico Internacional de San Petersburgo (FEISP), en cuya inauguración intervendrán ambos mandatarios.

"Nuestro presidente se propone abordar los problemas actuales de la economía mundial y los esfuerzos de nuestro país para promover el crecimiento con la mejora del clima empresarial e inversor", afirmó la víspera Yuri Ushakov, asesor de Putin, citado por las agencias locales.

Se espera que en su discurso de apertura Putin haga referencia a la agenda de la cumbre del G20 que se celebrará en septiembre en esta misma ciudad.

"Depués, Putin y Merkel celebrarán conversaciones bilaterales. Aquí la agenda es amplia: la cooperación en diversos ámbitos y también una serie de temas internacionales, incluido Siria", agregó.

Luego, se reunirán en un transbordador por el río Neva con representantes de los círculos empresariales de los dos países.

La primera participación de Merkel en el FEISP, conocido como el "Davos oriental", ha sido interpretado por la prensa rusa como una muestra del interés de Alemania en incrementar los intercambios comerciales.

Para ello, las autoridades y los empresarios alemanes esperan escuchar en la antigua capital imperial rusia los planes de reforma que baraja el Gobierno ruso para mejorar el clima inversor y reducir las trabas burocráticas.

Pese a que el volumen comercial marcó un récord en 2012 (73.900 millones de dólares), las relaciones bilaterales no viven su mejor momento, debido a las críticas de Berlín contra la involución democrática desde el retorno de Putin al Kremlin hace más de un año.

Merkel ha criticado abiertamente la persecución de las ONG, el grupo punk Pussy Riot y la oposición extraparlamentaria en Rusia.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.