Putin decidido a perfeccionar la polémica ley sobre "agentes extranjeros"

El presidente ruso, Vladímir Putin, se mostró hoy dispuesto a perfeccionar la controvertida ley que obliga a inscribirse como "agente extranjero" a las ONG que reciben financiación exterior y realizan actividades políticas.

Putin manifestó su voluntad de introducir cambios en la ley "para que al Estado no le surjan sospechas en relación con ciertas organizaciones" no gubernamentales, según las agencias locales.

Al mismo tiempo, defendió el espíritu de la ley e insistió en que las ONG que se dedican a problemas políticos internos y reciben dinero del extranjero deben inscribirse.

"Su trabajo no está prohibido. Ésta práctica existe no sólo en Rusia, sino en varios países del G20. Dichas leyes se aplican desde mediados del siglo pasado. Por cierto, nuestra ley es mucho más liberal", destacó.

En particular, aludió al caso de Estados Unidos, donde todas las ONG financiadas desde el exterior deben registrarse como "agentes extranjeros", independientemente de si se dedican a la política, a la ecología o a los niños.

"En nuestro caso, (tienen que inscribirse) sólo aquellas organizaciones que se dedican a la política", apuntó.

Al respecto, el Defensor del Pueblo, Vladímir Lukin, se mostró hoy satisfecho con las palabras del presidente y aseguró que la modificación de la citada ley sería "la decisión correcta".

"La ley tiene unos defectos muy graves, en particular relacionados con la falta de precisión de sus nociones básicas, en particular la noción de 'actividad política'", señaló.

Por su parte, la organización de derechos humanos Memorial abogó por derogar la ley, que ha sido muy criticada por numerosos Gobiernos y ONGs occidentales.

"Es imposible perfeccionar esa ley. Lo ideal, por supuesto, sería derogarla. Viola el derecho a la libertad de asociación, la Constitución rusa y diferentes obligaciones internacionales de Rusia", afirmó Arseni Roguinski, director de Memorial.

Hoy, viernes, entró en vigor el fallo judicial que reconoce como "agente extranjero" a la organización Golos, dedicada a garantizar la limpieza de las elecciones democráticas en Rusia.

Golos, que se niega tanto a inscribirse como "agente extranjero" como a pagar la multa de 300.000 rublos dictada por la Justicia, recurrirá el fallo ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Recientemente, el secretario general del Consejo de Europa, Thorbjørn Jagland, instó a Rusia a modificar la ley.

"En mi opinión, calificar de agente extranjero a las organizaciones sin ánimo de lucro que reciben financiación exterior es un error. Igual que las ONG financiadas por el presupuesto ruso no son agentes estatales, las organizaciones que reciben fondos del extranjero no son espías o traidores", dijo en Moscú.

La última víctima de la polémica ley ha sido el principal centro sociológico independiente del país, Centro Levada, a quien la Fiscalía quiere obligar inscribirse como "agente extranjero" por considerar actividad política sus sondeos y análisis demoscópicos.

Según la organización Human Rights Watch, Rusia vive el peor ataque contra la sociedad civil desde la disolución de la Unión Soviética.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.