Putin condecora a Valentina Tereshkova, la primera cosmonauta de la historia

El presidente ruso, Vladímir Putin, condecoró hoy a la primera cosmonauta de la historia, Valentina Tereshkova, en vísperas del 50 aniversario de su vuelo a bordo del "Vostok 6".

"Hasta el fin de mis días intentaré ser digna de tal alta condecoración", dijo Tereshkova, diputada de la Duma (cámara de diputados), que estuvo acompañada por su hija, Yelena.

Al acto asistieron otros famosos cosmonautas soviéticos y rusos, como Alexéi Leónov, Valeri Bikovski y Serguéi Krikaliov, que ostenta el récord de permanencia en el espacio (más de 803 días).

Recientemente, Tereshkova, de 76 años, sorprendió a sus compatriotas al expresar su deseo de volar a Marte, aunque sea un viaje sólo de ida.

"(Marte) Es mi planeta favorito. Lo más probable es que los primeros vuelos a Marte sean sólo de ida, esa es mi opinión. Yo estoy dispuesta, pero lamentablemente esto no ocurrirá pronto", dijo.

Tereshkova recordó que, tras convertirse el 16 de junio de 1963 en la primera mujer en volar al espacio exterior, trabajó junto a otros científicos en el estudio de Marte.

"Por supuesto, esto es un sueño, viajar a Marte y ver si allí hubo vida ¿Y si hubo, por qué ya no la hay? ¿Qué catástrofe tuvo lugar en ese planeta?", se preguntó.

A su vez, reconoció que debido a un cúmulo de catástrofes y fracasos muchas mujeres soviéticas no pudieron viajar al espacio.

"El sueño de (el padre de la cosmonáutica soviética) Serguéi Koroliov era lanzar una tripulación femenina y comenzamos la instrucción. Pero, lamentablemente, él se fue. Vino otra persona con otros puntos de vista", apuntó.

En 1994, tres años después de la caída de la Unión Soviética, Yelena Kondakova se convirtió en la primera y, hasta ahora única, ciudadana rusa en viajar al espacio, en concreto, a la estación MIR.

Según la agencia espacial rusa, Roscosmos, el próximo año volará una nueva cosmonauta rusa, Yelena Serova.