Israel advierte a Rusia de que misiles S-300 para Siria amenazan su seguridad

"Los S-300 son un arma de alcance estratégico. Apenas son relevantes para el conflicto interno sirio, pero son capaces de derribar objetivos en el espacio aéreo y marítimo israelí", señaló.

El diplomático, que mantuvo estos días consultas con representantes de la Cancillería rusa, destacó que Moscú puede considerar los S-300 un armamento defensivo en su enorme territorio, pero en Oriente Medio "se vuelve ofensivo".

"El emplazamiento de dicho tipo de sistemas en Damasco representa la posibilidad del abatimiento de cualquier avión -militar o civil- en todo el territorio de Israel. Naturalmente, a nosotros nos es difícil considerar defensivo ese armamento", subrayó.

Elkin calificó además de "extremadamente peligrosa" la posibilidad de que el armamento ruso caiga en manos de organizaciones terroristas como Hizbulá o de grupos radicales islamistas que combaten en el bando opositor sirio.

"Teniendo en cuenta la inestabilidad en Siria, surge una pregunta: ¿En qué manos caerán esas armas?. Eso coloca bajo amenaza casi todo el espacio aéreo de Israel, tanto el militar como el civil", apuntó.

El viceministro de Exteriores resaltó que Israel ha expresado a Rusia su inquietud al respecto y afirmó que cree que "nuestro punto de vista ha sido escuchado".

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, viajó a mediados del mes pasado a Moscú para abordar el suministro de este armamento, que el Kremlin ve como un factor de contención para evitar una intervención exterior en el país árabe.

Recientemente, el presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró que los misiles S-300 aún no han sido enviados al régimen sirio de Bachar al Asad.

"El contrato (de suministro de los S-300 a Siria) fue firmado hace varios años. Aún no ha sido ejecutado", dijo Putin, quien desmintió así las afirmaciones de Asad, que había anunciado a finales de mayo que Damasco ya había recibido esos sistemas antiáereos rusos.