Cuba, Venezuela y Rusia ganan torneo cubano de boxeo "Giraldo Córdova Cardín"

Boxeadores de Cuba, Venezuela y Rusia ganaron hoy el 43 torneo cubano internacional "Giraldo Córdova Cardín" concluido tras seis jornadas de combates en la sala "Kid Chocolate" de La Habana en las que compitieron 146 púgiles de 21 países, la asistencia más alta registrada en la última década.

Detrás quedó China, con cuatro platas y dos bronces, Mongolia con tres de plata y un bronce, y Brasil terminó con una bronceada.

Los organizadores del torneo consideraron que el boxeador más técnico fue el cubano Julio César La Cruz (81 kg), y consideraron como el más combativo al ruso Petya Khamukov (75 kg).

La pelea más destacada del cartel final fue disputada por el cubano Arisnoidys Despaigne y el mongol Byamba Tuvshinbat, y la selección del mejor técnico recayó en el cubano Rolando Acebal.

El primer combate de la jornada lo protagonizaron el cubano Yosbany Veitía y el chino Ly Bin, en la división de los minimosca (49 kg).

Veitía, a sus 20 años es una de las jóvenes promesas del boxeo de la isla, y logró imponerse desde el primer asalto a su rival asiático, al que venció cómodamente y con amplia ventaja, fijada por la decisión 30-27 de los jueces.

El segundo combate, de los 52 kilogramos, terminó a favor del cubano Gerardo Cervantes, un voluntarioso púgil que pese a algunos intercambios de golpes y arropado por el animado público que asistió este domingo a la sala habanera, finalmente venció al mongol Kharkhu Enkhdelger.

La tercera presea dorada la recibió otro cubano, Lázaro Álvarez, campeón del mundo, bronce olímpico en Londres 2012 y titular panamericano, al imponerse al brasileño Robenilson de Jesús, en la categoría de los pesos pluma (56 kg).

En el cuarto duelo, de los 60 kilogramos, el venezolano Luis Arcón se coronó con el metal dorado y dejó la plata al cubano Pablo Vicente, con un veredicto por estrecho margen (29-28) no aceptado por buena parte de los asistentes a la clausura del certamen boxístico.

La racha dorada siguió en manos de los cubanos en los pleitos de las divisiones de 64, a cargo de Liván Navarro frente al mongol Zorigtbatar Enkhzorig, y en los 69, cuando Arisnoidys Despaigne venció a Byamba Tuvshinbat, también de Mongolia, en un duelo parejo que el isleño definió en el tercer round.

En los 75 kilos, la pelea fue discutida en exclusiva por dos púgiles visitantes, el ruso Petya Khamukov, vencedor 29-28, sobre el chino Yinhang Weng.

Los anfitriones también triunfaron ante dos contrarios chinos en los supercompletos de 91 kilogramos y más de ese peso, con las convincentes actuaciones de Erislandy Savón frente a Wang Xuanxuan, y el jovencito Yoandy Toirac, de 19 años, contra Zhilei Zhang.

Durante el torneo organizado en 2012 con púgiles de doce naciones los cubanos ganaron diez títulos en el cartel final.

Para los especialistas locales, este "Cardín" fue "cualitativamente superior" y mostró un "excelente nivel" entre los competidores en comparación con las versiones anteriores del certamen.