Rusia señala que la toma de Al Quseir no es operación contra el pueblo sirio

Rusia criticó hoy la postura expresada por algunos países occidentales que tildaron de operación contra el pueblo sirio las recientes batallas entre el ejército y la oposición del país árabe en la estratégica localidad de Al Quseir, próxima a la frontera con el Líbano.

Rusia criticó hoy la postura expresada por algunos países occidentales que tildaron de operación contra el pueblo sirio las recientes batallas entre el ejército y la oposición del país árabe en la estratégica localidad de Al Quseir, próxima a la frontera con el Líbano.

"Los recientes llamamientos para condenar lo ocurrido en Al Quseir como una operación contra el pueblo civil son en realidad una hipocresía", aseguró el titular de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en rueda de prensa al término de su reunión con el líder de la Organización de la Conferencia Islámica, Ekmeleddin Ihsanoglu.

Recordó que el Departamento de Estado de EEUU había señalado con anterioridad que las tropas del régimen del presidente sirio Bachar al Asad experimentaban dificultades en la lucha armada contra las fuerzas opositoras.

"Eso significa que la resistencia (a las tropas del ejército sirio) la llevan a cabo grupos bien preparados y armados", subrayó Lavrov, quien agregó que, conforme a los datos a su disposición, "a esos grupos les ayudan instructores extranjeros".

Asimismo, insistió en que los llamamientos de "atenerse al derecho humanitario internacional" deben dirigirse a todas las partes en conflicto.

"Es inadmisible ampararse en el derecho humanitario internacional para crear la apariencia de que personas armadas atacan barrios civiles por placer", aseveró.

El ataque y toma el miércoles de Al Quseir por parte del Ejército sirio, apoyado por milicianos libaneses de Hizbulá, ha sido una de las victorias más significativas contra los insurgentes desde el inicio del conflicto civil en Siria en marzo de 2011.

Rusia insiste en que Asad no es su aliado, pero se muestra terminantemente en contra de la injerencia exterior para su derrocamiento.

Moscú advirtió en varias ocasiones de que una escalada del conflicto sirio podría "crear nuevas fuentes de tensión" en la región, concretamente en el Líbano y en la frontera sirio-israelí.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.