Rusia, en contra de que Damasco ceda el poder durante conferencia de Ginebra

El jefe de la diplomacia rusa criticó las declaraciones que hizo la víspera la portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Jennifer Psaki, que apuntó a que Rusia estaba de acuerdo en que la cita de Ginebra concluya con la cesión del poder a un Gobierno transitorio.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, desmintió hoy que Rusia esté de acuerdo en que la conferencia de paz para Siria concluya con la cesión por Damasco del poder ejecutivo a un Gobierno de transición.

El jefe de la diplomacia rusa criticó las declaraciones que hizo la víspera la portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Jennifer Psaki, que apuntó a que Rusia estaba de acuerdo en que la cita de Ginebra concluya con la cesión del poder a un Gobierno transitorio.

"Formar un Gobierno sobre la base de un acuerdo entre Gobierno y oposición es una cosa, pero formarlo por la vía de la cesión de todo el poder del Gobierno a la oposición es otra muy distinta", subrayó Lavrov en rueda de prensa, citado por las agencias rusas.

El ministro ruso reconoció que sí hay un acuerdo sobre el objetivo de la conferencia, "la formación de un Gobierno de transición", pero recalcó que hablar del consenso sobre la cesión del poder ejecutivo por parte del régimen de Bachar al Asad "es una exageración".

Psaki aseguró ayer tras la reunión entre representantes de Rusia, EEUU y la ONU en Ginebra que las partes "acordaron que la conferencia debe centrar su atención en la formación de un Gobierno de transición, al que deberán ceder el poder todas las instituciones gubernamentales actuales, y que el régimen (de Asad) no conserve ningún poder ejecutivo".

Mientras, Lavrov insistió, en alusión al presidente sirio, en que el "destino de determinados personajes de la escena política de Siria debe ser decidido por los propios sirios".

Después de que la reunión de la víspera concluyera sin acuerdo sobre la convocatoria de la conferencia por las discrepancias entre las partes, Lavrov reiteró que Rusia insistirá en que Irán participe en la cita de Ginebra.

"Ahora mismo nuestros socios se manifiestan en contra de la participación de Irán de manera bastante categórica. Creemos que es un error e insistiremos en que todos los que tienen influencia en la situación sean invitados sin falta a la mesa de negociaciones en Ginebra", subrayó.

Al mismo tiempo, y toda vez que sigue sin conocerse la composición de la delegación que representaría a la oposición en Ginebra, Lavrov recalcó que todos los grupos de la oposición puedan tomar parte en la conferencia de paz.

"Es necesario que todas las estructuras participen en la conferencia. Esto atañe no sólo a la Coalición Nacional Siria (CNFROS), que no ha demostrado una postura constructiva. También atañe a aquellas estructuras opositoras que no quieren ir a Ginebra bajo el paraguas de CNFROS", dijo Lavrov.

El jefe de la diplomacia rusa se refirió así a los opositores del Comité de Coordinación Nacional y a los kurdos sirios.

El CNFROS, uno de los principales grupos de la oposición siria en el exterior, advirtió hace algunos días de que no participaría en la conferencia de paz mientras el ejército sirio no se retire de la ciudad de Al Quseir, en la frontera con el Líbano, que tras semanas de combates cayó ayer en manos de Damasco.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.