Kaspárov no regresa a Rusia por miedo a ser detenido por su labor opositora

El político y ajedrecista ruso Garry Kaspárov, uno de los dirigentes de la oposición extraparlamentaria rusa, no regresa a su país por miedo a ser detenido por su labor opositora, según informa hoy su página we

El político y ajedrecista ruso Garry Kaspárov, uno de los dirigentes de la oposición extraparlamentaria rusa, no regresa a su país por miedo a ser detenido por su labor opositora, según informa hoy su página web.

"Estuve viajando a Rusia hasta finales de febrero, cuando quedó claro que podía ser parte de una investigación en marcha sobre las actividades políticas de los opositores", señaló Kaspárov.

Por esa razón, agregó: "Por el momento, me abstengo de regresar a Rusia".

Kaspárov, quien cumplió recientemente 50 años, manifestó sus sospechas de que si vuelve, las autoridades ya no le permitirán abandonar el país.

El opositor fue acusado en agosto del pasado año de morder a un agente antidisturbios al ser detenido durante una protesta contra la condena del grupo punk Pussy Riot y en 2007 fue condenado a cinco días de arresto administrativo por protestar contra el Kremlin.

Precisamente, hoy arrancó en Moscú entre estrictas medidas de seguridad el juicio contra doce opositores rusos que participaron hace un año en los violentos disturbios que estallaron durante una autorizada manifestación contra el Kremlin.

Kaspárov y el fugitivo de un campo de concentración en Corea del Norte, Dong-hyuk Shin, recibieron ayer los premios anuales de derechos humanos de la organización no gubernamental UN Watch.

Miembro del Consejo Coordinador de la Oposición rusa desde 2012, Kaspárov llamó a la comunidad internacional a boicotear al presidente ruso, Vladímir Putin, como miembro de la familia democrática.

El considerado mejor ajedrecista de la historia ya pidió la expulsión de Rusia del Consejo de Europa después de que el parlamentario socialdemócrata ruso fuera privado de su acta de diputado.