Arranca juicio contra 12 opositores rusos entre estrictas medidas seguridad

El juicio contra doce opositores rusos acusados de participar hace un año en violentos disturbios que estallaron durante una autorizada manifestación contra el Kremlin, arrancó hoy en el Tribunal Urbano de Moscú

El juicio contra doce opositores rusos acusados de participar hace un año en violentos disturbios que estallaron durante una autorizada manifestación contra el Kremlin, arrancó hoy en el Tribunal Urbano de Moscú.

"Presentaremos un requerimiento para que se cierre el caso penal", afirmó Alexéi Miroshnichenko, abogado de los opositores, antes del comienzo de la vista, citado por las agencias locales.

En caso de negativa, el abogado añadió que pedirá al juez que devuelva el caso a la Fiscalía debido a las numerosas infracciones procesales cometidas durante la investigación.

Varios autobuses con efectivos antidisturbios han sido estacionados en las inmediaciones del tribunal para prevenir posibles incidentes.

Además, también se han congregado junto al edificio familiares y partidarios de los opositores, que acusan a las autoridades de orquestar una campaña de represión contra la oposición extraparlamentaria para aplacar el movimiento de protesta.

Los opositores son acusados de participar el 6 de mayo de 2012 en disturbios masivos, recurrir a la fuerza contra los efectivos antidisturbios y desacatar a las fuerzas del orden, por lo que podrían ser condenados a varios años de cárcel.

Según la Fiscalía, los acusados "hicieron llamamientos a los disturbios masivos y tomaron parte activa en ellos", además de destruir mobiliario urbano y recurrir a la violencia al lanzar piedras y trozos de asfalto a los agentes de policía.

En los enfrentamientos, tras los que fueron detenidas más de medio millar de personas, 82 policías resultaron heridos y los daños causados ascendieron a 28 millones de rublos (casi un millón de dólares).

En relación con este caso, en noviembre del pasado año el empresario Maxim Luzianin fue condenado a cuatro años y medio de cárcel por agredir a un miembro de los efectivos antidisturbios durante la citada manifestación.

En abril, Konstantín Lébedev fue sentenciado a dos años y medio de cárcel tras reconocer su culpabilidad y colaborar con la investigación.

Además, prosigue la causa contra los organizadores de los disturbios, entre los que figuran el líder del Frente de Izquierdas, Serguéi Udaltsov, bajo arresto domiciliario y que podría ser condenado a diez años de prisión.

También es investigado el diputado georgiano Guivi Targamadze, reclamado por la Justicia rusa por haber supuestamente organizado y financiado los disturbios.

Recientemente, el Defensor del Pueblo ruso, Vladímir Lukin, pidió ante la Duma o cámara de diputados la amnistía para los acusados en este caso penal, al considerar que esos enfrentamientos violentos fueron una excepción en la pacífica campaña de protestas contra el Kremlin.

En su primera manifestación multitudinaria en medio año, la oposición pidió el pasado 6 de mayo, la liberación de todos los presos políticos.

La oposición mantiene que fueron los efectivos de la policía quienes se excedieron entonces en el ejercicio de sus funciones al golpear a decenas de manifestantes sin motivo alguno.