Justicia rusa denuncia asesinato en región de Kamchatka por motivos homófobos

El Comité de Instrucción (CI) de Rusia denunció hoy el asesinato del subdirector de un aeropuerto en la región de Kamchatka, bañada por el Océano Pacífico, por motivos homófobos, el segundo asesinato de esa clase en menos de un mes.

"Con el fin de ocultar las pruebas del crimen, los acusados introdujeron el cadáver en el maletero del coche, lo rociaron con gasolina y le prendieron fuego", agregó.

La policía ha detenido ya como sospechosos a tres hombres, entre ellos un trabajador de una compañía pesquera local.

El organizador de las marchas de orgullo gay de Moscú, Nikolái Alexéyev, aseguró hoy que a la sociedad rusa "hay que educarla" y llamó a las autoridades a renunciar a la "retórica homófoba".

"Dicha retórica es inaceptable y ahí tienen los trágicos resultados. Seguimos manifestándonos en contra del proyecto de ley contra la propaganda homosexual que está siendo estudiado por la Duma" o cámara de diputados, dijo a la agencia Interfax.

Alexéyev advirtió que si la campaña informativa contra las minorías sexuales no cesa, habrá más asesinatos contra sus los miembros de esa comunidad.

A mediados de mayo, Alexéyev denunció el asesinato con tintes homófobos de un joven homosexual en la ciudad rusa de Volgogrado durante las fiestas del Día de la Victoria sobre la Alemania nazi.

"Nos proponemos lograr que los motivos de odio hacia las minorías sexuales sean considerados circunstancias agravantes en casos delictivos. Entonces, tales sucesos serán menos frecuentes", apuntó entonces.

Según el Comité de Instrucción de Rusia, el cuerpo del joven de 23 años fue hallado el 10 de mayo en un patio de la ciudad con el rostro desfigurado por los golpes y sin órganos genitales, tras haber sido sodomizado con botellas de cerveza.

Nikolái Kolomeitsev, vicepresidente del comité de Trabajo, Política Social y los Asuntos de los Veteranos de la Duma o cámara de diputados, negó entonces cualquier vinculación entre el asesinato y la prohibición de la propaganda homosexual.

Los gay y lesbianas mantienen que la controvertida ley aprobada para prohibir la propaganda homosexual es una excusa para prohibir las marchas de orgullo gay en este país.

Según una reciente encuesta, pese a que hace 20 años que las relaciones homosexuales dejaron de ser penadas con la cárcel y que ese mismo año la homosexualidad dejó de ser considerada una enfermedad mental en este país, más de un tercio de los rusos cree que los homosexuales requieren tratamiento.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.