La UE pide a Rusia una moratoria sobre recogida de datos de pasajeros aéreos

La Unión Europea (UE) pedirá a Rusia en la cumbre bilateral que arranca hoy en Yekaterimburgo (en los Urales) una moratoria sobre la normativa que obligará a partir del próximo 1 de julio a las compañías aéreas a facilitar los datos personales de todos los pasajeros, incluso en tránsito, que entran a Rusia.

Ashton advirtió a Moscú que se trata de "una cuestión muy delicada en el contexto de la movilidad, que de no resolverse, afectará seriamente nuestros esfuerzos sobre la liberalización de los visados", una vieja aspiración de Rusia.

Aunque los países europeos ofrecen datos personales de sus pasajeros a Estados Unidos y Canadá, lo hacen en virtud de un acuerdo bilateral que tardaron en elaborar y firmar cerca de dos años, explicó una fuente diplomática de la UE al diario ruso "Kommersant".

Al mismo tiempo, sigue pendiente la aplicación del régimen sin visados a los poseedores de los llamados "pasaportes de servicio", que se otorgan a los funcionarios, cargos y empleados públicos rusos que viajan al exterior en comisión de servicio.

"El deseo de Rusia de incluir en el acuerdo sobre la exención de visados a los poseedores de los pasaportes de servicios ha retrasado el proceso (de la liberalización). Las negociaciones sobre aspectos técnicos continúan y deben concluir en poco tiempo", apuntó Ashton.

Según fuentes diplomáticas europeas consultadas por "Kommersant", la UE quiere limitar a 15.000 el número de ciudadanos rusos en posesión de un pasaporte de servicio biométrico.

Bruselas tampoco renuncia a incluir en la agenda de la cumbre los derechos humanos y planteará sus preocupaciones sobre el cierre de la investigación de la muerte en prisión del abogado Serguéi Magnitski, y la ley rusa de organizaciones no gubernamentales (ONG) que obliga registrarse como "agente extranjero" a aquellas que reciben financiación desde el exterior.

"Nos interesaremos por qué fue cerrada la investigación sobre la muerte del abogado Serguéi Magnitski, que falleció en prisión preventiva hace más de tres años, sin que nadie fuera responsabilizado por su muerte mientras él mismo es objeto de una investigación penal después de la muerte", aseveró Ashton.

El embajador de Rusia ante la UE, Vladímir Chizhov, señaló al respecto que "no figura tal punto (sobre Magnitski) en la agenda de la cumbre".

"Me llevaré una desagradable sorpresa si se toca este asunto. No nos negamos a hablar sobre esta cuestión y de hecho hablamos, pero la cumbre no es el lugar adecuado para hacerlo", dijo el diplomático ruso.

Agregó que "la cumbre es dedicarse a otras cosas" y subrayó que Rusia tiene "no menos preocupaciones sobre el respeto a los derechos humanos en la Unión Europea".

Ashton aseguró en alusión a la polémica ley de las ONG que la UE también aprovechará la cumbre "para hablar de una serie de nuevas leyes que afectan a la sociedad civil y de la aplicación de duras medidas contra muchas organizaciones".

"Sé que las organizaciones civiles rusas no están de acuerdo en colgarse el humillante distintivo de 'agente extranjero' cuando no lo son", recalcó la diplomática europea.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.