Rusia se suma a los países libres de humo del tabaco

Rusia se sumó hoy a una larga lista de países europeos que han dado guerra al tabaquismo tras la entrada en vigor de una restrictiva ley que prohíbe fumar en la mayor parte de los lugares públicos en uno de los países del mundo con mayor incidencia de este hábito.

Al menos el 60 por ciento de los hombres y el 20 por ciento de las mujeres fuman en Rusia, donde mueren todos los años alrededor de 400.000 personas por enfermedades causadas por el consumo del tabaco.

"El cumplimiento de todas las medidas incluidas en la ley permitirá reducir el consumo del tabaco en hasta un 40 o 50 por ciento en un futuro, y reducir la mortalidad por enfermedades asociadas al tabaquismo en hasta 200.000 personas al año", subrayó el portavoz del Ministerio de Sanidad ruso, Oleg Salagai.

A partir de hoy está prohibido fumar en el lugar de trabajo, transportes y sus paradas públicas, aeropuertos, estaciones, centros sanitarios y educativos, instituciones públicas, gasolineras, zonas infantiles, instalaciones deportivas, ascensores, centros culturales e incluso los rellanos de escalera en los edificios de viviendas.

Un año más tarde, desde el 1 de junio de 2014, tampoco se podrá consumir tabaco en restaurantes, cafés, hoteles, tiendas, centros comerciales, aviones, y trenes y barcos de largo recorrido.

"Lo importante es que niños y adolescentes no empiecen a fumar, que no puedan comprar cigarrillos, que esos cigarrillos no se vean en las estantes de las tiendas, que cuando lleguen con sus padres a una cafetería no vean a nadie fumando", dijo la ministra de Sanidad, Verónica Skvortsova, citada por la agencia Interfax.

La ministra rechazó las críticas a la dureza de la ley, sobre todo en los referente a que ya no se podrá fumar en los rellanos, donde muchos rusos dan rienda suelta al mal hábito para que el humo no moleste ni perjudique a los miembros de su familia que no fuman.

Skovrtsova recordó que leyes similares aprobadas en otros países se han mostrado muy efectivas a la hora de reducir el número de fumadores.

"Muchos países han recorrido el camino que empezamos ahora. Japón y Finlandia han podido reducir la mortalidad en un 70 por ciento en 15 años gracias a medidas integrales", recalcó la ministra.

A partir de 2014, la venta del tabaco sólo se permitirá en comercios y se prohibirá en los quioscos y locales hosteleros.

La normativa también prohíbe toda publicidad del tabaco, incluso en internet, y limita las posibilidades de patrocinio por parte de las tabacaleras.

Además, establece precios mínimos legales e incrementa las tasas que gravan el tabaco, una medida muy importante para un país donde una cajetilla de cigarrillos de primera marca estadounidense cuesta alrededor de un dólar.

Aunque el 91 por ciento de los rusos está al tanto de la entrada en vigor de la ley, según un sondeo del centro de estudios de opinión pública VTSIOM, un tercio de la población no cree que se deje de fumar en los lugares públicos.

Apenas un 8 por ciento de los rusos cree que la ley se cumplirá a rajatabla, mientas que más de la mitad (54 %) señala que se hará "en cierta medida", según un estudio del prestigioso Centro Levada.

En lo referente a las sanciones, la policía de Moscú se limitará durante un tiempo a advertir a las personas que no cumplan con la nueva normativa.

"Habrá un periodo de adaptación en el que nos limitaremos a las advertencias verbales. Pero más adelante idearemos un mecanismo para determinar qué agentes deberán hacer las denuncias administrativas" por el incumplimiento de la ley antitabaco, apuntó el jefe de la Dirección general de la policía de Moscú, Anatali Yakunin.

Con la entrada en vigor de esta ley, Rusia cumple con el compromiso con la Organización Mundial de Salud (OMS) al que se adhirió en enero de 2008 y que estipula una prohibición total de la publicidad del tabaco en un plazo de cinco años desde su ratificación.