Rusia critica a EEUU por plantear una zona de exclusión aérea en Siria

Rusia criticó ayer a Estados Unidos por plantear la posibilidad de imponer una zona de exclusión aérea en Siria, como se hizo en Libia, y que condujo a la intervención exterior y al derrocamiento del dictador libio, Muamar el Gadafi.

"Esto hace dudar sobre la sinceridad del deseo de algunos de nuestros socios de que tengan éxito los esfuerzos internacionales para el arreglo político", afirmó hoy Alexandr Lukashévich, portavoz de la Cancillería rusa, citado por las agencias locales.

Lukashévich advirtió sobre la coincidencia del anuncio de que la posibilidad de una zona de exclusión aérea está sobre la mesa del presidente norteamericano, Barack Obama, con decisiones como el levantamiento por la Unión Europea del embargo al suministro de armas a los rebeldes sirios.

"De esta forma, se crea una atmósfera perjudicial para la realización de la iniciativa ruso-estadounidense de convocatoria de una conferencia de paz que ofrezca esperanza sobre el lanzamiento de un posible proceso político en Siria", dijo.

El diplomático expresó su confianza en que Washington se mantenga fiel a los acuerdos alcanzados el 7 de mayo entre el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

"Ahora, es importante contrarrestar los intentos de aquellos que han tomado el rumbo de abortar la iniciativa ruso-estadounidense y preparar el terreno para la justificación de una solución militar", subrayó.

Además, arremetió también contra la decisión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU (DCH) que condenó ayer el apoyo de combatientes extranjeros (en alusión a Hizbulá) en la operación lanzada por las fuerzas gubernamentales sirias en la ciudad de Al Quseir.

Lukashévich tachó la condena del CDH de "decisión política y absolutamente imparcial", que "desinforma a la comunidad internacional" al responsabilizar de dicha matanza exclusivamente al Gobierno.

Y acusó a los autores de la condena de ignorar las violaciones de los derechos humanos cometidas por grupos vinculados con Al Qaida y mercenarios islamistas extranjeros sobre la población civil.

La Cancillería rusa anunció hoy que Rusia, Estados Unidos y la ONU celebrarán el próximo 5 de junio en Ginebra una reunión tripartita en la que intentarán impulsar la celebración de la conferencia internacional.

El anuncio se produce después de que la Coalición Nacional Siria (CNFROS), la principal alianza opositora, anunciara hoy que no participará en ninguna conferencia internacional por la presencia de combatientes de Irán y de Hizbulá en el país.

Lavrov acusó hoy a los rebeldes sirios de torpedear la iniciativa de la conferencia al exigir un calendario que estipule la marcha del líder sirio, Bachar al Asad, como condición para participar en las negociaciones.

"Esa condición es imposible de cumplir", dijo el jefe de la diplomacia rusa, quien expresó su confianza "en que habrá fuerzas sensatas entre los estadounidenses y los europeos que puedan poner freno a quienes alientan las posturas absolutamente inaceptables de la Coalición Nacional".