Estado de emergencia en región de Kirguizistán

El presidente de Kirguizistán, Almazbek Atambáev, declaró hoy el estado de emergencia en una zona minera de la región de Issik-Kul, limítrofe con China, debido a los disturbios que estallaron entre los mineros y las fuerzas antidisturbios.

"Todos los organizadores de la acción ilegal deben ser castigados con justicia, ya que amenazaron la seguridad nacional y causaron un gran perjuicio a la economía del país", afirmó Atambáev, citado por las agencias rusas.

Según el Ministerio kirguís de Sanidad, más de medio centenar de personas resultaron heridas en los enfrentamientos, 13 de ellas efectivos de las fuerzas del orden, de las cuales cinco han tenido que ser hospitalizados.

Los mineros, que exigen la ruptura del contrato entre el Gobierno y la compañía minera canadiense Centerra Gold, utilizan piedras y palos, mientras la policía recurrió al gas lacrimógeno y balas de goma para dispersar a los operarios de la mina Kumtor.

El Gobierno informó de que cerca de un centenar de manifestantes ya han sido detenidos, pero los disturbios prosiguieron, por lo que las autoridades decidieron imponer el estado de emergencia desde hoy hasta el 10 de junio y establecer un toque de queda desde las 21:00 horas a las 06:00 de cada día.

La policía liberó hoy la planta hidroeléctrica que habían tomado los mineros, que también la desconectaron y bloquearon la carretera de acceso a la zona, además de apedrear el edificio de la administración local en el distrito de Dzheti-Oguzk.

El Gobierno de la república centroasiática advirtió de que las pérdidas económicas por los disturbios las tendrán que costear los organizadores de las protestas.

Los sindicatos del sector reconocieron que las labores en la mina no se han interrumpido en ningún momento, pero la fábrica de oro sí ha tenido que cesar los trabajos.

Los mineros demandan la firma de un nuevo contrato con la empresa que mejores sus condiciones de trabajo y contemple nuevos subsidios, la construcción de un nuevo hospital, carreteras, guarderías y otras infraestructuras.

Las propias autoridades habían denunciado numerosas violaciones ecológicas por parte de la empresa y exigido a Centerra Gold, la mayor compañía minera occidental que opera en la región de Asia Central, la firma de un nuevo contrato de explotación.

Kumtor, que está en medio de las escarpadas montañas Tien Shan a más de 4.000 metros de altura, tiene unas reservas de oro que ascienden a unas 700 toneladas y es la principal mina de ese país, vecino de China.

Para Kirguizistán, país que carece de recursos energéticos, a diferencia de Kazajistán, Turkmenistán y Uzbekistán, la explotación del oro es una de sus principales fuentes de ingresos.